Publicado 05/02/2021 13:00CET

Desarollan una nueva herramienta de IA para contrarrestar las mutaciones del coronavirus

Sangre y coronavirus. Covid-19
Sangre y coronavirus. Covid-19 - GETTY

MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad del Sur de California (Estados Unidos) han desarrollado un nuevo método para contrarrestar las mutaciones emergentes del coronavirus y acelerar el desarrollo de vacunas para detener el patógeno.

Utilizando la inteligencia artificial (IA), el equipo de investigación desarrolló un método para acelerar el análisis de las vacunas y centrarse en la mejor terapia médica preventiva potencial.

El método es fácilmente adaptable para analizar posibles mutaciones del virus, lo que garantiza la rápida identificación de las mejores vacunas posibles, soluciones que dan a los humanos una gran ventaja sobre el contagio en evolución. Su modelo de aprendizaje automático puede llevar a cabo ciclos de diseño de vacunas que antes llevaban meses o años en cuestión de segundos y minutos, dice el estudio.

"Este marco de IA, aplicado a las especificidades de este virus, puede proporcionar candidatas a vacunas en cuestión de segundos y llevarlas rápidamente a los ensayos clínicos para conseguir terapias médicas preventivas sin comprometer la seguridad. Además, esto puede adaptarse para ayudarnos a adelantarnos al coronavirus a medida que muta en todo el mundo", afirma Paul Bogdan, uno de los autores del estudio, que se ha publicado en la revista científica 'Scientific Reports'.

Cuando se aplicó al SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, el modelo informático eliminó rápidamente el 95 por ciento de los compuestos que podrían haber tratado el patógeno y señaló las mejores opciones, según el estudio.

El método asistido por IA predijo 26 posibles vacunas que podrían funcionar contra el coronavirus. A partir de ellas, los científicos identificaron las 11 mejores para construir una vacuna multiepitópica, que puede atacar las proteínas de punta que el coronavirus utiliza para unirse y penetrar en una célula huésped. Las vacunas se dirigen a la región (o epítopo) del contagio para interrumpir la proteína de espiga, neutralizando la capacidad del virus para replicarse.

El método es especialmente útil durante esta fase de la pandemia, ya que el coronavirus empieza a mutar en poblaciones de todo el mundo. A algunos científicos les preocupa que las mutaciones puedan minimizar la eficacia de las vacunas de Pfizer y Moderna, que ya se están distribuyendo. Las recientes variantes del virus que han surgido en el Reino Unido, Sudáfrica y Brasil parecen propagarse con mayor facilidad, lo que, según los científicos, provocará rápidamente muchos más casos, muertes y hospitalizaciones.

Bogdan apunta, sin embargo, que si el SARS-CoV-2 se vuelve incontrolable con las vacunas actuales, o si se necesitan nuevas vacunas para hacer frente a otros virus emergentes, este método, asistido por la IA, puede utilizarse para diseñar rápidamente otros mecanismos preventivos.

Por ejemplo, el estudio explica que los científicos solo utilizaron un epítopo de células B y otro de células T, mientras que si se aplica un conjunto de datos mayor y más combinaciones posibles se puede desarrollar una herramienta de diseño de vacunas más completa y rápida. El estudio estima que el método puede realizar predicciones precisas con más de 700.000 proteínas diferentes en el conjunto de datos.

Para leer más