Sentencia histórica contra tres grandes tabacaleras en Canadá

Cigarro
Foto: LANIER67/FLICKR
Actualizado 02/06/2015 10:51:47 CET

Tendrá que compensar a fumadores que no han podido dejarlo y a los que padecen graves enfermedades por el tabaquismo

   OTTAWA, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Las empresas tabacaleras Imperial Tobacco, Rothmans Benson and Hedges y JTI-MacDonald han sido condenadas por la justicia canadiense al pago de 15.000 millones de dólares (13.600 millones de euros) en concepto de daños a fumadores y exfumadores de la provincia de Quebec, en un caso considerado histórico en Canadá por ser la mayor demanda civil contra empresas de este sector.

   Las tres empresas condenadas han anunciado que recurrirán el fallo y han mostrado su malestar por la decisión judicial. El juez Brian Riordan dictó sentencia este lunes a favor de los dos grupos de fumadores y exfumadores que denunciaron a las tres grandes empresas tabacaleras para reclamarles una compensación por daños morales.

   "Es un gran día para las víctimas del tabaco, que han estado esperando durante 17 años esta decisión. Ha sido un largo proceso pero ha llegado a su destino y es una gran victoria", ha asegurado el director ejecutivo del Consejo sobre el Tabaco y la Salud de Quebec, Mario Bujold, según informa la cadena de televisión CBC.

   El proceso legal comenzó en marzo de 2012, trece años después de que dos grupos distintos que representaban a un total de un millón de personas presentaran dos demandas distintas. Las demandas exigían el pago de 27.000 millones de dólares en total (24.580 millones de euros) y fueron estudiadas de forma conjunta en el que se ha considerado como el mayor proceso civil de la historia canadiense.

   Una de las demandas, conocida como el caso Blais, fue presentada por personas que quedaron gravemente enfermas por el consumo de tabaco. La otra, el denominado caso Létourneau, fue registrada por un grupo de fumadores que aseguraban que no podían dejar de consumir tabaco.

   Los dos grupos denunciaban que las tabacaleras no habían informado adecuadamente de los riesgos de fumar, habían subestimado las pruebas de los efectos dañinos para la salud del tabaquismo, habían incurrido en prácticas sin escrúpulos de mercadotecnia y habían destruido documentos.

   El fallo judicial establece ahora que los demandantes que padecen cáncer y comenzaron a fumar antes de enero de 1976 recibirán una indemnización de 100.000 dólares cada uno (91.000 euros). Los que comenzaron a fumar después de esa fecha percibirán 90.000 dólares (81.000 euros).

   Los que padecen enfisema obtendrán una compensación de 30.000 dólares (27.000 euros) por daños morales si comenzaron a fumar antes del 1 de enero de 1976 y 24.000 dólares (21.000 euros) si lo hicieron después de esa fecha. Para los cerca de un millón de fumadores de Quebec que no han podido dejar la adicción, la compensación se ha fijado en 130 dólares por persona (118 euros).

   "Estoy tan aliviado por lo que ha ocurrido", ha afirmado Lise Blais, cuyo marido, Jean-Yves Blais, prsentó una de las demandas. "¿Se pararon a pensar lo que es un cigarrillo? Te destruye, tu salud se queda totalmente destruida", ha afirmado, en una rueda de prensa en la que ha exhibido dos fotos de su marido, que murió en 2012 por cáncer de pulmón cuando tenía 68 años de edad. "Él estaría muy feliz. Él es un ganador. Le gusta ganar, como a mí", ha explicado Blais. "17 años es mucho tiempo pero tenía la esperanza de que ganaríamos y lo hemos hecho", ha apostillado.

   Por su parte, Bruce Johnston, abogado de uno de los demandantes, ha dicho que las tabacaleras han estado "mintiendo durante 50 años". "Le mintieron a todo el mundo pero no solo mintieron, conspiraron para mentir", ha subrayado.

   Las tres empresas condenadas han anunciado que recurrirán el fallo judicial. JTI-Macdonald ha manifestado en un comunicado su malestar por la decisión del juez. "La compañía cree firmemente que las pruebas presentadas en el juicio no justifican la decisión del tribunal", ha señalado.

   "Desde 1950, los canadienses han tenido un alto nivel de conocimiento sobre los riesgos para la salud que implica fumar. Ese conocimiento ha sido reforzado por las advertencias sanitarias impresas en cada paquete legal de tabaco desde hace más de 40 años", ha explicado la tabacalera.

   Imperial Tobacco Canadá ha asegurado que está extremadamente decepcionada con el fallo judicial. "El fallo judicial de hoy ignora la realidad de que tanto los consumidores adultos como los Gobiernos conocen los riesgos asociados con fumar desde hace décadas y buscar aliviar a los consumidores adultos de cualquier responsabilidad por sus acciones", ha asegurado la vicepresidenta de Imperial Tobacco Canadá, Tamara Gitto.

   Rothmans Benson and Hedges ha anunciado que recurrirá la decisión del juez. A pesar de los recursos, el fallo judicial ordena a las tabacaleras el pago de 1.000 millones de dólares (911 millones de euros)en compensaciones de inmediato.