Actualizado 03/03/2011 20:15 CET

La Fundación Contra la Hipertensión Pulmonar logra un récord Guinness de 'besos azules'

MADRID, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Contra la Hipertensión Pulmonar (FCHP) ha batido el Récord Guinness de 'Besos Azules' tras obtener más de 10.350 participaciones en una campaña de sensibilización social sobre esta dolencia y quienes la sufren.

Esta campaña, iniciada el pasado mes de agosto a nivel nacional, se ha sumado a la propuesta mundial de la asociación británica contra esta enfermedad, a través de la cual se pretendían reunir 40.000 tarjetas impresas con marca de pintalabios azules.

El objetivo de la iniciativa ha sido que esta dolencia aún sin cura, encuadrada dentro de las enfermedades raras y caracterizada por que su síntoma más representativo es la cianosis (labios azules), se conozca a nivel mundial, superando la cifra alcanzada hace diez años por una campaña parecida que consiguió reunir 39.537 besos.

La campaña ha contado, entre otras ayudas, con el patrocinio de los laboratorios Bayer Health España.

En palabras del presidente de la FCHP, para la fundación que preside ha supuesto todo un reto conseguir un récord Guinness con una finalidad "tan importante". "Hemos logrado unir a más de 10.000 personas en España, y a cerca de 55.000 en el mundo entero, con el fin de difundir el conocimiento acerca de esta dura enfermedad", añade.

En este sentido, sus responsables consideran esta iniciativa como un "gran avance", ya que ha permitido concienciar a un elevado número de personas sobre la importancia de investigar sobre este problema.

La hipertensión arterial pulmonar es una enfermedad rara, sin cura y de origen desconocido en la mayoría de los casos. Tiene una prevalencia de 25 casos por millón de habitantes. Viene provocada por la elevada y continua presión de la sangre de la arteria pulmonar.

Todo ello hace que la sangre llegue con más dificultad a los pulmones y el corazón deba trabajar más. Debido a esta circunstancia, el lado derecho del corazón va poco a poco aumentando de tamaño, lo que provoca que su eficacia se vea mermada y consecuentemente cada vez sea capaz de bombear menos sangre al resto del organismo.