El Congreso ratifica el Real Decreto-Ley que pretende mejorar la calidad del SNS y la gestión farmacéutica

Actualizado 23/08/2011 16:46:43 CET
EUROPA PRESS

El PP lamenta la falta de propuestas para la mejora de la eficiencia del sistema sanitario

MADRID, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado, con 169 votos a favor, 7 en contra y 165 abstenciones, la convalidación del Real Decreto-Ley 9/2011, aprobado en Consejo de Ministros el pasado viernes con medidas para la mejora de la calidad y cohesión del Sistema Nacional de Salud (SNS), y que incluye diversas medidas para mejorar la gestión del gasto farmacéutico, con las que se pretende ahorrar 2.400 millones de euros al Estado y las CC.AA.

Durante su debate el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha insistido en que estas medidas, puestas en marcha ante la "inestabilidad económica" actual de los países y la "comprensible inquietud" de los mercados, en lo referente al SNS conseguirán ahorrar 2.400 millones de euros al Estado y CCAA, "600 de ellos ya en 2011".

Estas medidas, "que ayudarán a equilibrar las finanzas de las comunidades autónomas", según ha señalado, responden a propuestas consensuadas en el Consejo Interterritorial de Salud del SNS celebrado el pasado 21 de julio para racionalizar el gasto sanitario. "Junto a ellas se incluyen otras iniciativas tendentes a mejorar la calidad del sistema, como el establecimiento de un formato único de tarjeta sanitaria y el apoyo a la prestación farmacéutica en el ámbito rural", ha explicado.

Según ha manifestado Zapatero, a este ahorro se sumará el proporcionado por anteriores medidas, como las realizadas en 2010 sobre el gasto farmacéutico, "que han supuesto la reducción anual de la factura farmacéutica por primera vez en la historia del SNS".

En el turno de replica, ha destacado las medidas que el Gobierno viene realizando desde 2004 y que, ha señalado, "han tenido efectos muy positivos". Así, afirma que en 2010 el gasto farmacéutico a través de receta oficial ascendió a 12.200 millones de euros, "siendo la primera vez que se alcanzan tasas negativas como resultado de medidas adoptadas por el Gobierno a través de dos Reales Decretos-Ley".

Además, "la tendencia decreciente en el gasto farmacéutico se está acentuando en 2011. Así, el gasto acumulado entre enero y julio de 2011 ha descendido un 10,3 por ciento con respecto al mismo periodo de 2010; además ha aumentado considerablemente la dispensación de genéricos que ya alcanza los 27,4 por ciento del total de los envases con cargo al SNS", ha añadido.

El líder de la oposición, Mariano Rajoy, que anunciaba la abstención de su grupo parlamentario al Real Decreto- Ley, ha defendido la necesidad de mantener el actual sistema sanitario, uno de los "pilares fundamentales del modelo social español".

No obstante, el líder popular consideraba algunas medidas acertadas, y otras con "aspectos discutibles" que deberían ser "mejoradas en su fase de desarrollo e implantación".

Así, ha destacado la necesidad de desarrollar propuestas que ayuden a mejorar las garantías de continuidad terapéutica en pacientes crónicos; normas de identificación de pacientes en cada tratamiento; la incorporación de las CCAA, y medidas que ayuden a frenar el incremento de la factura farmacéutica hospitalaria y de los tratamientos más caros.

"Estas medidas llegan tarde, aunque suponen el reconocimiento del error del Gobierno que supuso la eliminación del sistema de fijación de precios de referencia de 2003, cuya aplicación hubiera supuesto un ahorro muy importante para las arcas Públicas; y reconoce el error del sistema de deducción de la factura farmacéutica de 2010, que tan fuerte impacto ha tenido en las farmacias pequeñas", explica.

En su opinión, "habrá que seguir trabajando y con urgencia para garantizar la sostenibilidad de la sanidad pública", y, aunque reconoce que algunas de las medidas son "un paso" para sustentar el SNS, lamenta la falta de propuestas para la mejora de la eficiencia del sistema.

Finalmente, aunque fuera del debate, ha solicitado una rectificación del Gobierno del recurso que tiene planteado en el Constitucional al Parlamento Gallego por el conocido 'catalogiño', el catálogo priorizado de medicamentos desarrollado por la Xunta, y que, como ha apuntado Rajoy, "se adelantó en la adopción de medidas de ahorro en este campo".

CIU: "PENALIZA" A LA INDUSTRIA

Por su parte, el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran y Lleida, ha mostrado su apoyo a las medidas de ahorro del gasto farmacéutico, aunque ha solicitado que éstas se hagan con "rigor y no con populismo".

Asimismo, preocupado por las repercusiones, ha preguntado al Ejecutivo hasta qué punto conoce el "impacto" que estas medidas van a tener sobre el total del sector industrial y el empleo. "Lo que hacen es un truco contable, fruto de un 'brainstorming' de verano para ingresar lo que antes malgastaron sin evaluar los impactos negativos que tendrá sobre la actividad económica", ha advertido.

Finalmente, ha lamentado que las medidas "penalicen directamente" al sector farmacéutico, "uno de los mejores preparados para actuar como motor de un modelo productivo en el que el valor añadido y la innovación son fundamentales".

Desde el PSOE, su portavoz José Antonio Alonso, en defensa de las medidas desarrolladas por el Gobierno ha destacado que la racionalización del gasto farmacéutico, "gracias a obligación de prescripción por principio activo", junto con el adelanto temporal de los pagos del impuesto de sociedades, conseguirá ahorrar al Estado 5.000 millones de euros adicionales.

"16.800.000 EUROS" EN 7 AÑOS

Desde el PNV, el primer grupo que ha apoyado el real Decreto-Ley en la Cámara, su portavoz en el Congreso, Josu Erkoreka, ha destacado las medidas referentes al SNS por "acertadas".

"Va a suponer un ahorro ingente en las cuenta públicas y a beneficiar, sin duda, a la inmensa mayoría de los ciudadanos que se acogen a las servicios públicos de salud", ha añadido. No obstante, lamenta los aspectos organizativos de la regulación de algunas medidas por ser "centralistas".

A su juicio, "la gran industria farmacéutica debe ceder ante el interés público que, indudablemente, representan en este momento la reducción del déficit público y el ahorro del presupuesto farmacéutico familiar de los millones de ciudadanos que se cogen al SNS".

Desde el Grupo Mixto del Congreso (ERC-IU-ICV), la parlamentaria María Nuria Buenaventura Puig ha manifestado que podría estar a favor de las medidas para la mejora de la calidad y cohesión del SNS, pero ha lamentado el modo de ponerlas en marcha. En términos parecidos, la portavoz de Coalición Canaria en el Congreso, Ana María Oramas, ha criticado las propuestas al entender que, aunque se anuncian medidas para la mejorar el SNS, estas "no aumentan la calidad del sistema".

Por su parte, el portavoz del BNG en el Congreso, Francisco Jorquera, ha mostrado su apoyo a racionalización del gasto farmacéutico, aunque ha apuntillado que "debería de hacerse de forma más respetuosa con las competencias en materia de gestión que tienen atribuidas las CCAA". Además, ha recordado que hay "otras vías" que puede suponer un ahorro en el gasto farmacéutico.

Por su parte, la diputada de Unión Progreso y Democracia (UPyD) Rosa Díez ha mostrado su rechazo al Decreto-Ley, aunque ha dado su apoyo a aquellas medidas que ayuden a ahorrar en el gasto sanitario. No obstante, ha afirmado no entender por qué estas medidas no se pusieron en marcha hace siete años, ya que "se hubiese ahorrado 16.800.000 euros".

Al finalizar la sesión, la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, que ha estado presente en el debate, a preguntas de los periodistas ha declinado hacer una valoración sobre las medidas del Gobierno ratificadas este martes por la Cámara baja.