Avances y "grandes lagunas" de los países en la resistencia a los antimicrobianos

OMS
OMS - Archivo
Publicado 23/07/2018 11:16:25CET

   MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Un informe dado a conocer por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha destacado los "importantes pasos" que los países están dando para atajar la resistencia a los antimicrobianos (RAM), si bien ha avisado de que siguen habiendo "grandes lagunas que requieren medidas urgentes".

   "Este informe muestra el impulso cada vez mayor que está teniendo a nivel mundial la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos. Pedimos a los gobiernos que asuman compromisos duraderos en todos los sectores, salud humana, animal y vegetal y medioambiente, pues de lo contrario nos arriesgamos a perder estos valiosos medicamentos", ha dicho el subdirector General de la OMS para Resistencia a los Antimicrobianos, Ranieri Guerra.

   En concreto, el trabajo ha analizado los progresos realizados en 154 países, evidenciando "grandes discrepancias". Algunos, entre ellos muchos países europeos, llevan más de 40 años luchando contra la RAM en los sectores de la salud humana y animal, si bien en otros las medidas para contener esta amenaza son de inicio reciente.

   En este sentido, el informe ha puesto de manifiesto que los progresos en la elaboración y aplicación de planes son mayores en los países de ingresos altos que en los de ingresos bajos, aunque "todos pueden seguir mejorando" porque ninguno declara disponer de una capacidad suficiente y sostenida en todas las áreas.

   Y es que, 105 países disponen de un sistema de vigilancia para notificar las infecciones fármacorresistentes en los humanos y 68 tienen un sistema de seguimiento del consumo de antimicrobianos. Además, 123 países disponen de políticas de regulación de la venta de antimicrobianos y exigen prescripción para su uso humano, medida que, a juicio de las organizaciones, es "fundamental" para hacer frente al abuso y uso indebido de estos fármacos.

   Sin embargo, la aplicación de estas políticas es variable y se siguen vendiendo medicamentos no regulados en lugares como los mercados callejeros, "sin limitaciones" a su uso. También es frecuente que se vendan sin receta, lo que pone en riesgo la salud humana y animal y puede contribuir a la aparición de RAM.

   "El apoyo a los países de ingresos bajos y medios para que sigan las orientaciones con respecto al uso responsable y prudente de los antimicrobianos en los animales es una prioridad urgente. La aplicación de las normas internacionales pertinentes de la OIE, la existencia de una legislación nacional apropiada y el fortalecimiento de los servicios veterinarios son esenciales para ayudar a las partes interesadas en la sanidad animal a que contribuyan al control de la amenaza que supone la resistencia a los antimicrobianos", ha comentado el director general adjunto de la OIE, Matthew Stone.

ÁREAS EN LAS URGEN MÁS MEDIDAS E INVERSIONES

   El informe señala áreas, particularmente en los sectores animal y alimentario, en las que son urgentes más medidas e inversiones. Por ejemplo, solo 64 países han referido seguir las recomendaciones de la FAO, la OIE y la OMS para limitar el uso de antimicrobianos de importancia crítica a fin de estimular el crecimiento de los animales destinados a la producción de alimentos.

   De ellos, 39 son países de ingresos altos y la mayoría pertenece a la región de Europa de la OMS. En cambio, solo tres países de la región de África y siete de la región de las Américas han adoptado esta "importante medida" para reducir la aparición de RAM.

   Asimismo, solo 67 países refirieron disponer de leyes para controlar todos los aspectos de la producción, autorización de comercialización y distribución de antimicrobianos destinados a los animales. Además, 56 señalaron que carecían de políticas o leyes nacionales sobre la calidad, seguridad y eficacia de los antimicrobianos utilizados para la salud animal o vegetal y sobre su distribución, venta o uso.

   Por otra parte, los organismos han alertado de que también hay una "considerable falta" de medidas y de datos en los sectores medioambiental y de la salud vegetal. Aunque 78 países disponen de reglamentaciones para evitar la contaminación medioambiental, solo 10 de ellos cuentan con sistemas integrales para garantizar el cumplimiento de las normas relativas a la gestión de todos los desechos y, en particular, de las que restringen el vertido de residuos de antimicrobianos en el medio ambiente. Esto es insuficiente para proteger al medio ambiente de los peligros relacionados con la producción de antimicrobianos.

   Con los datos de esta encuesta y de otras fuentes, la FAO, OIE y OMS han informado de que 100 países ya tienen planes de acción nacionales sobre la RAM y que otros 51 los están elaborando, si bien han destacado la necesidad de seguir trabajando para garantizar que se pongan en práctica. Solo 53 países señalan tener en pleno funcionamiento un grupo de trabajo multisectorial, aunque otros 77 ya lo han creado.

   "La FAO se felicita de que muchos países estén adoptando medidas concretas para conseguir un uso responsable de los antimicrobianos en la agricultura. No obstante, los países deben seguir esforzándose por reducir el uso excesivo y no reglamentado de estos fármacos en el sector agrícola. En particular instamos a los países a que abandonen progresivamente el uso de antimicrobianos para estimular el crecimiento de los animales terrestres y acuáticos destinados a la producción de alimentos", ha zanjado la directora general adjunta de la FAO, Maria Helena Semedo.

   Finalmente, las organizaciones han comentado que solo 10 países refieren haber determinado la financiación necesaria para todas las medidas recogidas en su plan, y muchos países de ingresos bajos y medios podrían necesitar asistencia para el desarrollo a largo plazo a fin de ejecutar sus planes de forma eficaz y sostenible.