Los riesgos de dos semanas de inactividad

Mujer, sedentarismo
GETTY
Actualizado 17/05/2017 9:19:48 CET

   MADRID, 17 May. (EUROPA PRESS) -

   Una nueva investigación presentada en el Congreso Europeo sobre Obesidad (ECO, por sus siglas en inglés) que se celebra este año en Oporto (Portugal), muestra que sólo dos semanas de inactividad en personas sanas jóvenes pueden reducir la masa muscular y producir cambios metabólicos que podrían llevar a un mayor riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2, patologías del corazón y muerte potencialmente prematura. El estudio fue realizado por Kelly Bowden Davies y dirigido por el doctor Dan Cuthbertson, de la Universidad de Liverpool (Reino Unido), y colegas.

   Factores sociales (relacionados con el trabajo, los viajes y el ambiente doméstico) han reducido sustancialmente nuestro nivel de actividad física en comparación con nuestros antepasados. Los niveles de actividad física habitualmente reducidos son un factor de riesgo independiente para la obesidad, la mala salud metabólica y la aceleración de la disminución musculoesquelética.

La investigación anterior se ha centrado en aumentar la actividad física habitual como una alternativa al ejercicio estructurado, sin embargo, se sabe poco sobre las consecuencias de la disminución de la actividad física habitual. En este estudio, los autores investigaron los factores de riesgo para desarrollar enfermedad después de 14 días de inactividad física.

   El análisis incluyó a 28 personas sanas, físicamente activas (con un promedio de 10.000 pasos por día) con una edad media de 25 años y un índice de masa corporal (IMC) medio de 25 kg/m2. Todos los sujetos llevaban un brazalete 'SenseWear' para medir la actividad física y también se sometieron a chequeos de salud comprensivos incluyendo grasa y masa muscular, función mitocondrial (para comprobar su capacidad de regular su energía y recuperarse del ejercicio) y aptitud física.

   Se realizaron evaluaciones al inicio del estudio y después de un protocolo de reducción de 14 días que rebajó la actividad de los participantes en más del 80 por ciento a alrededor de 1.500 pasos por día. Se completó una revisión dietética para asegurar que no se produjeran cambios en la ingesta de alimentos durante la intervención.

GENERAN PÉRDIDA DE MASA MUSCULAR E INCREMENTOS DE GRASA TOTAL

   Los análisis mostraron que el protocolo de reducción de pasos redujo la actividad moderada a vigorosa de un promedio diario de 161 a 36 minutos, una disminución media de 125 minutos. Al mismo tiempo, el tiempo sedentario diario se incrementó en un promedio de 129 minutos.

   Después del periodo de inactividad, se observaron cambios significativos en la composición corporal, incluyendo pérdida de masa muscular esquelética e incrementos en la grasa corporal total. Los cambios en la grasa corporal tienden a acumularse centralmente, lo cual es un factor de riesgo importante para desarrollar enfermedades crónicas.

   En general, los niveles de capacidad cardiorrespiratoria disminuyeron fuertemente y los participantes no pudieron correr durante tanto tiempo o con la misma intensidad que antes. También se observó una pérdida sustancial en la masa muscular esquelética, con una reducción (pérdida media de 0,36 kilogramos) tanto de la masa magra total (cuerpo entero) como de la masa magra de la pierna (pérdida media de 0,21 kg). La función mitocondrial también cayó, pero no fue estadísticamente significativo.

   "En un grupo de individuos jóvenes físicamente activos y sanos que cumplieron con las pautas de actividad física recomendadas, sólo 14 días de aumento del comportamiento sedentario llevaron a pequeñas pero significativas reducciones en el estado físico que fueron acompañadas por caídas en la masa muscular y aumentos corporales. Estos cambios pueden llevar a enfermedades metabólicas crónicas y mortalidad prematura", explica Curthberston.

   "Los resultados enfatizan en la importancia de permanecer físicamente activos y resaltar las peligrosas consecuencias del continuo comportamiento sedentario. Nuestra actividad física diaria es la clave para abstenernos de enfermedades y complicaciones de salud. Las personas deben evitar sentarse durante largos periodos de tiempo", concluye.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter