Consiguen invertir el mecanismo de la enfermedad del hígado graso

Hígado
GETTY/SEBASTIAN KAULITZKI
Publicado 14/06/2017 8:49:40CET

   MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores han identificado el mecanismo que causa una acumulación de grasa en el hígado en una enfermedad que afecta a una de cada cinco personas en Reino Unido y fueron capaces de invertirlo en un modelo de ratón.

   El grupo de científicos internacionales informan en un artículo publicado este martes en la revista 'Nature Communications' que las células senescentes o viejas en el hígado almacenan grasa excesiva porque las mitocondrias, las baterías de las células, se dañan y no pueden utilizar eficazmente la grasa como fuente de combustible, llevando a su almacenamiento.

   Las personas con enfermedad hepática grasa no alcohólica (NAFLD, por sus siglas en inglés) desarrollan exceso de grasa en el hígado, aunque beban poco o nada de alcohol. La patología puede extenderse del hígado graso simple a la fibrosis ya la cirrosis, y puede conducir finalmente al cáncer del hígado.

   Investigadores del Instituto de la Universidad de Newcastle para el Envejecimiento, Reino Unido, en colaboración con investigadores de la Clínica Mayo, Estados Unidos y el Centro Médico Erasmus, en Países Bajos, emplearon enfoques farmacológicos y genéticos para matar a las células senescentes de ratones, disminuir la acumulación de grasa no deseada en el hígado y restaurar la función hepática normal.

   La doctora Diana Jurk, del Instituto para el Envejecimiento de la Universidad de Newcastle, afirma: "Ésta es la primera vez que tenemos una terapia eficaz para la enfermedad hepática grasa. Nuestro descubrimiento muestra que mediante este nuevo método que puede matar las células senescentes, es posible que podamos tener un impacto significativo en el tratamiento de esta enfermedad muy común que amenaza la vida".

   "Aunque nuestro enfoque funcionó en ratones de laboratorio, esperamos en un futuro cercano poder probar estas intervenciones en humanos y potencialmente tener un impacto positivo en la vida de las personas", añade esta experta, que se encargó de dirigir al equipo de investigación.

DOS MÉTODOS PARA ELIMINTAR CÉLULAS SENESCENTES

El equipo utilizó dos métodos separados para eliminar las células senescentes: en primer lugar, mediante el uso de un ratón genéticamente modificado en el que las células senescentes gastadas pueden ser "destruidas" y en segundo lugar, gracias a un tratamiento con una combinación de los fármacos --dasatinib y quercetina (D + Q)-- conocidos por matar específicamente células senescentes.

   Ambos enfoques fueron igualmente exitosos en la reducción de la acumulación de grasa en el hígado causada por una dieta alta en grasa o envejecimiento en ratones. El autor principal en el documento, Mikolaj Ogrodnik, estudiante de doctorado en el Instituto para el Envejecimiento, destaca: "Estamos viendo un momento muy emocionante en la investigación del envejecimiento. Los científicos se han dado cuenta de que las células senescentes son la causa de muchas enfermedades y ahora tenemos una manera de luchar contra ellas".

   "A medida que envejecemos acumulamos daño celular y hemos demostrado que estas células más antiguas están almacenando exceso de grasa debido a sus mitocondrias ineficientes. Lo que es emocionante es que hemos sido capaces de revertir este daño en los ratones mediante la eliminación de estas células mayores desgastadas, lo que abre la puerta a una posible cura", apunta el doctor Jurk.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter