Contador

Recomendaciones de la OMS

Claves contra la obesidad

INFOGRAFÍA- DÍA MUNDIAL OBESIDAD
EUROPA PRESS
Publicado 12/11/2016 9:18:46CET

   MADRID, 12 Nov. (EDIZIONES) -

   Desde 1980, la obesidad se ha más que doblado en todo el mundo. En general, en 2014 alrededor del 13 por ciento de la población adulta mundial (un 11% de los hombres y un 15% de las mujeres) eran obesos. Estos datos muestran que se ha convertido en un problema de salud mundial, hasta el punto de ser considerada una epidemia. De hecho afecta a más de 600 millones de personas en le mundo y, según los datos de la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente 2,8 millones de personas mueren por alguna causa asociada.

   Este sábado se celebra el Día Mundial contra la Obesidad, una enfermedad compleja, con dimensiones sociales y psicológicas graves, que afecta prácticamente a todas las edades y grupos socioeconómicos y amenaza con abrumar a los países desarrollados y en desarrollo. Contrariamente a la creencia convencional, la epidemia de la obesidad no se limita a las sociedades industrializadas; en los países en desarrollo, se estima que más de 115 millones de personas sufren de problemas relacionados con la obesidad.

   En general, aunque los hombres pueden tener mayores tasas de sobrepeso, las mujeres tienen tasas más altas de obesidad. Por tanto, la obesidad representa un riesgo importante para las enfermedades no transmisibles relacionadas con la dieta graves, como la diabetes mellitus, las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión y los accidentes cerebrovasculares, y ciertas formas de cáncer. Sus consecuencias para la salud van desde un mayor riesgo de muerte prematura a condiciones crónicas graves que reducen la calidad de vida en general.

La OMS recuerda que el sobrepeso y la obesidad, así como sus enfermedades no transmisibles relacionadas, son en gran medida prevenibles. Además, hay que ser consciente de que los cambios en los patrones de alimentación y actividad física son a menudo el resultado de los cambios ambientales y sociales asociados con el desarrollo y la falta de políticas de apoyo en sectores como la salud, la agricultura, el transporte, la planificación urbana, el medio ambiente, procesamiento de alimentos, la distribución, la comercialización, y la educación.

¿CÓMO EVITAR LA OBESIDAD?

   A nivel individual, las personas pueden limitar el consumo de energía procedente de las grasas y azúcares; aumentar el consumo de frutas y verduras, así como de legumbres, cereales integrales y frutos secos; y participar en la actividad física regular (60 minutos al día para niños y 150 minutos repartidos a través de la semana para los adultos).

La responsabilidad individual sólo puede tener su efecto completo en el que las personas tengan acceso a un estilo de vida saludable. Por lo tanto, a nivel social, es importante apoyar a las personas en el seguimiento de las recomendaciones anteriores, mediante la aplicación sostenida de la evidencia basada y la población de las políticas basadas que hacen actividad física regular y los hábitos dietéticos más saludables disponibles, asequibles y de fácil acceso para todo el mundo, en particular a los más pobres los individuos. Un ejemplo de tal política es un impuesto sobre las bebidas endulzadas con azúcar.

   Mientras, por parte de la industria alimentaría y la Administración se pide un esfuerzo reduciendo la grasa, azúcar y sal de los alimentos procesados; asegurando que las opciones saludables y nutritivos están disponibles y asequibles para todos los consumidores; restringiendo la comercialización de alimentos ricos en azúcares, sal y grasas, especialmente los alimentos destinados a los niños y adolescentes; y asegurando la disponibilidad de opciones de alimentos saludables y el apoyo a la práctica regular de la actividad física en el lugar de trabajo.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter