Ver publicidad de comida rápida aumenta el deseo de ingerirla aunque se sepa que no es sana

Hamburguesa, comida rápida, patatas fritas, refresco
GETTY//DIGITAL VISION
Publicado 09/01/2018 18:37:02CET

   MADRID, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Ver publicidad de comida rápida aumenta el deseo de ingerirla aunque se sepa que no es sana, según ha puesto de manifiesto un estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Ámsterdam (Holanda) y publicado en la revista 'Appetite'.

   En concreto, los expertos estudiaron los efectos de las advertencias sanitarias sobre las elecciones de alimentos en presencia o ausencia de estímulos asociados a los alimentos. Esto incluye todo tipo de estímulos asociados con la comida, incluidos los anuncios que provocan pensamientos relacionados con el deseo.

   "Las advertencias sanitarias a menudo hacen que las personas quieran elegir productos alimenticios más saludables, sin embargo, muchos todavía terminan escogiendo productos alimenticios poco saludables", han dicho los investigadores.

   Un hecho que, a juicio de los expertos, podría deberse en parte a que las personas aprenden a asociar señales específicas en su entorno con ciertas elecciones de alimentos, especialmente los menos saludables.

   "Las advertencias sanitarias para la elección de alimentos saludables solo parecen ser efectivas en un entorno donde no hay señales de alimentos. Cada vez que hay estímulos presentes que las personas asocian con ciertos alimentos de comida rápida, lo eligen incluso cuando saben que no es saludable o que realmente no desean ese producto alimenticio", han recalcado los expertos.

   Por todo ello, han sugerido disminuir el nivel de estímulos asociados a estos alimentos para estimular que la población elija productos más saludables.