SI SE BEBEN A DIARIO

Tomar refrescos con azúcar en el embarazo puede aumentar el peso del bebé

Embarazada rechaza alcohol
GETTY//FTLAUDGIRL
Publicado 10/05/2016 6:53:34CET

   MADRID, 10 May. (EUROPA PRESS) -

   En los últimos años han aumentado las tasas de sobrepeso y obesidad infantil en España y se estima que hasta uno de cada cuatro menores tiene exceso de peso. Aunque se relaciona con un mayor sedentarismo y una peor alimentación, la dieta de la madre durante el embarazo también puede influir. Y no sólo lo que come, también lo que bebe.

De hecho, un estudio de la Universidad de Manitoba en Winnipeg (Canadá) ha revelado que el consumo diario de bebidas azucaradas artificialmente por las mujeres durante los 9 meses que dura la gestación puede estar vinculado con un mayor índice de masa corporal (IMC) del bebé y un mayor riesgo de sobrepeso en los primeros años de la infancia, según concluye un artículo publicado en la edición digital de 'JAMA Pediatrics'.

   La literatura sugiere que el consumo crónico de NNS puede aumentar el riesgo de obesidad y enfermedades metabólicas, pero se sabe poco sobre el efecto de la exposición a edulcorantes artificiales durante el embarazo. Meghan B. Azad, de la Universidad de Manitoba en Winnipeg (Canadá), y coautores estudiaron a 3.033 parejas de madre-hijo para examinar la asociación del consumo de bebidas endulzadas artificialmente durante el embarazo y sus efectos en el IMC de lactantes durante el primer año de vida.

   Se empleó un cuestionario sobre alimentación para evaluar la dieta durante el embarazo y se midió el índice de masa corporal infantil cuando tenían 1 año de edad. Los autores informan que la edad media de las mujeres embarazadas fue de 32,4 años. Para los bebés, la puntuación del IMC promedio (que mide las desviaciones en el IMC) fue de 0,19 hasta 1 año de edad y el 5,1 por ciento de los bebés tenía sobrepeso.

   Más de una cuarta parte de las mujeres (29,5 por ciento) informaron de consumir bebidas azucaradas artificialmente durante el embarazo, incluyendo el 5,1 por ciento de las mujeres que informaron tomarlas todos los días. Los resultados del estudio indican que el consumo diario de bebidas endulzadas artificialmente, en comparación con ninguna ingesta de este tipo de bebidas, se asoció con un aumento en la puntuación del IMC para los lactantes y dos veces más riesgo de un bebé con exceso de peso al año de edad.

   El consumo de bebidas azucaradas no se asoció con puntuaciones del IMC para niños. Los autores reconocen entre las limitaciones del estudio está la posibilidad de error en los resultados de la información sobre la dieta aportada por las madres, además de que el estudio no puede demostrar una asociación causal.

   "Hasta donde sabemos, nuestros resultados proporcionan la primera evidencia en humanos de que el consumo de edulcorantes artificiales durante el embarazo puede elevar el riesgo de sobrepeso en la primera infancia. Dada la actual epidemia de obesidad infantil y el consumo generalizado de edulcorantes artificiales, hacen falta más investigaciones para replicar nuestros hallazgos en otras cohortes, evaluar edulcorantes específicos y resultados a largo plazo, así como los mecanismos biológicos subyacentes", concluyen los autores.

El incremento de la obesidad infantil está siendo ampliamente estudiado. De hecho una reciente revisión de numerosos estudios publicada en 'American Journal of Preventive Medicine' reveló que el tabaquismo, el peso elevado antes del embarazo y el aumento excesivo durante el embarazo de la madre, así como un elevado peso al nacer del bebé y un rápido aumento durante los primeros meses tras el nacimiento son los principales factores de riesgo de obesidad infantil.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.