Evitando la contaminación y alimentándose correctamente

Llevar una dieta cerebro-saludable reduce los riesgos de padecer ictus, según una experta

Directora de CRECER, Rosa Domínguez
CENTRO DE REHABILITACIÓN DE DAÑO CEREBRAL CRECER
Actualizado 06/10/2014 17:54:34 CET

MADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

Es importante adquirir una conciencia social para prevenir enfermedades cerebrales como el ictus, algo para lo que es fundamental huir del estrés, llevar a cabo un buen hábito alimenticio y evitar la contaminación tecnológica, según la directora del Centro de Rehabilitación de Daño Cerebral CRECER, Rosario Domínguez.

La experta ha explicado que "al alargarse la esperanza de vida, están creciendo vertiginosamente las enfermedades neurodegenerativas, hasta el punto de que pueden llegar a ser el gran problema de salud de los próximos años". Por ello, CRECER ha elaborado un protocolo cerebro-saludable para sus pacientes afectados por ictus, accidentes y enfermedades neurodegenerativas que se basa en dieta y estrategias que favorecen la recuperación.

Asimismo, Domínguez ha hecho hincapié en la importancia de "evitar contaminantes directos" como fungicidas, pesticidas y elementos agresivos con la cadena alimenticia y el aire que respiramos. "También tenemos que alejarnos de los desengrasantes, que se usan mucho en la limpieza. Todos estos elementos son liposolubles y atacan a las membranas celulares de nuestro organismo, pudiendo estar en el origen y la expresión genética de enfermedades neurológicas y del deterioro de procesos cognitivos", ha añadido.

En lo que se refiere al cerebro, la doctora advierte que "es una esponjita muy sensible que se ve afectado fácilmente por ataques y dolencias procedentes del resto del organismo, así como por sustancias agresivas como el alcohol y las drogas".

EVITAR EL SEDENTARISMO Y LLEVAR UNA DIETA SIN GRASAS ANIMALES

El cerebro, por tanto, necesita que todo el organismo esté sano para trabajar en las mejores condiciones posibles, y que mejor forma de conseguirlo que a través del rechazo al sedentarismo y de una alimentación saludable, basada en el consumo de verduras, fruta, pescado, y carnes magras, evitando las grasas animales. Además, los frutos secos son unos "grandes aliados del cerebro", y "no podemos olvidarnos del agua", que ha de estar en las mejores condiciones de salubridad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cerebro vasculares (ECV) son la principal causa de muerte en todo el mundo, hasta el punto de que en 2011 fallecieron en el mundo más de 17 millones de personas a causa de alguna de estas patologías. Existen factores que han perjudicado aún más estas cifras, como la crisis económica, el incremento de factores de riesgo, consumo de tabaco, dietas malsanas, inactividad física, hipertensión arterial, diabetes o aumento de los lípidos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter