Una experta señala que las etiquetas 'saludables' de algunos alimentos hacen que los consumamos hasta un 30% más

Actualizado 21/05/2018 12:34:40 CET

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

La doctora Susana Monereo, directora de la Unidad de Endocrinología y Nutrición de Vithas Internacional, ha señalado, citando a "numerosos estudios", que etiquetas con la coletilla 'saludable' que tienen algunos alimentos hace que se consuman hasta un 30 por ciento más que si no la tuvieran, lo que, advierte, "produce finalmente una ganancia de peso".

"El hecho de añadir estas etiquetas saludables a los alimentos hace que los consumamos en mayor medida pensando que se trata de un producto saludable, pero para cerciorarnos la clave está en saber leer el etiquetado correctamente. Su fabricación suele implicar un procesamiento y refinamiento de los nutrientes y es frecuente añadir aditivos que mejoren su palatabilidad", ha explicado Monereo, detallando que más del 70 por ciento de las personas están a dieta, lo van a estar o están cuidando su alimentación para no engordar, tengan o no sobrepeso.

En el caso de los productos light, sin azúcar, la doctora Monereo detalla que no tienen glucosa, "pero llevan endulzantes muy potentes que pueden tener efectos sobre el cerebro, incitando al consumo de más productos dulces". Con los llamados alimentos bajos en grasa, por ejemplo, algunos yogures, puede ocurrir que, aunque tengan menos grasas, "contengan gran cantidad de azúcares, de modo que ni adelgazan ni son más saludables".

Sobre los productos gluten 'free', la especialista apunta que son aptos para intolerantes al gluten, pero no debe extenderse su consumo generalizado al resto de la población: "Aunque efectivamente no llevan gluten, incluyen otro tipo de carbohidratos refinados de alto índice glucémicos que nada tiene que ver con la etiqueta de saludable o adelgazantes". La recomendación de la experta para evitar este tipo de situaciones es "leer siempre bien el etiquetado y asegurarse de que no existen azúcares o grasas escondidas bajo otro tipo de nombres".

¿EDULCORANTES ARTIFICIALES O AZÚCAR?

La idea de sustituir los azúcares añadidos por edulcorantes sin calorías podría convertirse en una estrategia para prevenir la obesidad, ya que se reduce la ingesta energética relacionada con estos carbohidratos. Sin embargo, Monereo asegura que "no se consigue una bajada de peso".

"La explicación de por qué ocurre esto no está del todo clara, pero parece como si el cerebro fuera capaz de detectar la sustitución, de modo que el individuo compensa la ingesta con otros nutrientes. A nivel intestinal, además, parece ser que se detecta la diferencia, de modo que no se produce la misma saciedad que con los azúcares", ha expuesto.

En otras ocasiones, concluye, alimentos calificados como 'sin azúcar' "no lo son realmente", de ahí "la importancia, una vez más, de saber leer el etiquetado correctamente para poder identificar azúcares con nombres raros que pueden aparecer disfrazados entre los edulcorantes".

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.