El estrés es tan malo para la salud digestiva como la 'comida basura'

Estrés
FLICKR/::: MER :::
Publicado 18/10/2017 13:45:52CET

MADRID, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

Científicos de la Universidad Brigham Young en Utah (Estados Unidos) han descubierto en un estudio con ratones que el estrés puede provocar cambios en el aparato digestivo similares a los causados por las dietas con alto contenido en grasas y la llamada 'comida basura', al menos en mujeres.

El hallazgo que publica la revista 'Nature Scientific Reports' tuvo lugar tras detectar cambios en la microbiota intestinal de un grupo de ratones hembra cuando eran sometidos a altos niveles de estrés, similares a los causados en los roedores cuando comían muchos alimentos grasos.

"El estrés puede ser dañino de muchas maneras, pero esta investigación es novedosa ya que vincula el estrés con cambios específicos en la microbiota intestinal. A veces pensamos en el estrés como un fenómeno puramente psicológico, pero también provoca cambios físicos", ha destacado Laura Bridgewater, autora de la investigación.

Los roedores utilizados en el estudio tenían 8 semanas de edad y la mitad recibieron una dieta rica en grasas. Y después de 16 semanas, todos los ratones fueron expuestos a un estrés leve durante 18 días.

Los investigadores extrajeron muestras de ADN microbiano de los restos fecales de los ratones antes y después de la situación de estrés, para evaluar cómo se ve afectada su microbiota intestinal. Y también midieron su ansiedad en función de cómo se comportaban en un espacio abierto.

De este modo, los investigadores encontraron grandes diferencias de género ya que, mientras que los ratones macho con una dieta rica en grasas mostraron más ansiedad que las hembras, también vieron que estos tenían una menor actividad en respuesta al estrés. En cambio, en las hembras el estrés causó un cambio en la composición de la microbiota similar al causado en las que siguieron una alimentación rica en grasa.

Y aunque el estudio solo se realizó en animales, los investigadores creen que este hallazgo puede tener implicaciones significativas para los seres humanos.

"Las mujeres suelen tener tasas más altas de depresión y ansiedad, que están relacionadas con el estrés", según Bridgewater, y las diferencias de género que muestra este estudio también puede vincularse a cómo su microbiota intestinal no responde igual al estrés que la de los hombres.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter