EEUU tras los patógenos causantes de las enfermedades alimentarias

Salmonela
WIKIMEDIA/PHILIPPINJL
Publicado 27/08/2015 14:47:11CET

   MADRID, 27 Ago. (Reuters/EP) -

   La Agencia Norteamericana del Medicamentos y la Alimentación (FDA, por sus siglas en ingles) esta construyendo una red de laboratorios estatales y federales, equipados para trazar la secuencia de ADN exacta de las cepas de 'Listeria', 'Salmonella' y otros agentes patógenos transmitidos por los alimentos.

    Desde la agencia recuerdan que la investigación de las enfermedades transmitidas por los alimentos ha cambiado radicalmente en los últimos años gracias a la secuenciación del genoma de los patógenos que las causan, lo que esta permitiendo identificar la fuente de un brote de un modo más rápido.

   Sin embargo, aún se trata de un proceso lento debido a la falta de datos, por eso ha pedido ayuda a las compañías de alimentación para que entreguen muestras de los patógenos que encuentran en sus inspecciones de plantas y productos.

   Las secuenciaciones realizadas hasta ahora son subidas a una base de datos pública alojada en los Institutos Nacionales de Salud. La tecnología que se usa no sólo puede diferenciar un patógeno a partir de múltiples especies afines, también puede mostrar ligeras mutaciones dentro de la misma cepa.

   Anteriormente, las muestras de los pacientes enfermos eran enviadas a laboratorios estatales y federales, donde investigadores especializados en este tipo de enfermedades buscaban las causas entrevistando a las personas enfermas, en busca del alimento común que estaba causando el brote.

   Las pruebas no eran definitivas, y la vinculación de un caso a otro tomaba su tiempo. "Mientras todo esto sucedía, el producto más contaminado estaba fuera en el público", ha explicado el doctor Steven Musser, subdirector de operaciones científicas en el Centro de Seguridad Alimentaria y la Nutrición Aplicada de la FDA.

   En 2012 la FDA comienza a secuenciar patógenos, concretamente aquellos que se encuentran durante las inspecciones de rutina de plantas. Aunque no fue hasta el brote de salmonela en 2014 cuando empezó a tomar relevancia.

   Desde entonces la agencia activó una red de laboratorios estatales, federales y académicos para hacer toda la secuenciación del genoma de los patógenos encontrados en pacientes, y también ha comenzó a secuenciar patógenos que recogidos limpiando las superficies durante las inspecciones de fábrica.

    Todos estos códigos fueron subidos a la base de datos, conocida como GenomeTrakr, que sigue recopilando toda la información. "Cuando la gente empezó a enfermar, los científicos y los socios de la FDA buscaron GenomeTrakr, en busca de coincidencias con las muestras de inspección. Encontraron el ADN de insectos tomadas de dos pacientes enfermos eran casi indistinguible de la salmonella que la FDA había encontrado en una compañía de alimentación", ha explicado el doctor Eric Brown, director de la División de Microbiología de la FDA.

   Entonces, gracias a la rápida investigación, solo seis personas enfermaron, ya que relacionaron la salmonella con los envases de crema de cacahuete que fabricaba la compañía inspeccionada.

   Desde el inicio de GenomeTrakr en 2012, la base de datos ha recopilado hasta 25.000 genomas de una gran variedad de patógenos, y varios socios estatales y federales, incluyendo el Departamento de Agricultura de Estados Unidos y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, se han unido a este proyecto.

   Como ejemplo, destaca que el primer año del proyecto, se consiguió secuenciar el genoma de la Listeria identificando 19 grupos, y eso permitió resolver cuatro brotes.

   Para disipar las dudas de las compañías - que se han mostrado retiucentes ante el temor de sanciones- y obtener más muestras, la FDA y sus socios están trabajando en maneras de permitir a las empresas proporcionar muestras ciegas a través de un tercero. "Varias compañías han acordado, en principio, para suministrar muestras y están trabajando en los detalles sobre cómo participar de forma anónima", ha señalado el miembro de la FDA, el experto Errol Strain.