INCLUSO SOLAS

Mezclar las verduras con otros alimentos logra que acaben gustando

Actualizado 07/10/2014 3:13:43 CET
Niños Comiendo
Foto: HEINZ

MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de la Cal Poly State University en San Luis, Estados Unidos, han comprobado que el tiempo que muchos padres invierten en mezclar las verduras con otros alimentos para lograr que sus hijos se las coman suele conseguir que, con el tiempo, a los niños les acaben gustando incluso sólas.

   En el estudio, publicado en la revista 'Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics', quisieron probar la eficacia de este truco utilizado por muchos padres para intentar que sus hijos tengan una alimentación más saludable, y generalmente tiene como objetivo un mayor consumo de frutas y verduras.

   "Este método puede cambiar los hábitos alimenticios de los niños, y puede tener un impacto positivo en la obesidad infantil", ha reconocido Elizabeth Capaldi-Phillips, principal autora del estudio.

   Para comprobarlo, utilizaron una pequeña muestra de 29 niños de 3 a 5 años a cuyos padres se les preguntó por los alimentos que no les gustaban. Las coles de Bruselas y la coliflor estaban entre las verduras que la mayoría de niños no habían probado nunca.

   Por ello, durante una semana los niños estuvieron comiendo coles una vez al día, y a la mitad se las presentaban únicamente cocidas y a la otra mitad mezcladas con queso, que gustaba a todos los niños participantes.

   Después de este período de acondicionamiento, los niños se les dieron las verduras sin nada, y de este modo vieron que a los menores que las habían comido previamente con queso les gustaban "significativamente más" cuando luego las comían solas.

   Además, cuando a la semana siguiente se les ofreció coliflor, el grupo que había comido las coles con queso solía ser más receptivo a esta nueva verdura.

   Los autores reconocen que esta técnica de unión de sabores puede ser efectiva no sólo para las coles de Bruselas y otras verduras, sino para cualquier alimento que se pretenda introducir en la dieta del menor.

   "Los niños desarrollan sus preferencias alimentarias desde muy pequeños, pero suelen ser muy exigentes a esas edades, por lo que es importante insistir en estas edades para lograr que los hábitos saludables se mantengan hasta edad adulta", ha añadido Devina Wadhera, también autora de la investigación.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter