Además no se digieren y pueden actuar como fibra

Investigan un edulcorante de la planta de tequila para ayudar a los diabéticos

Actualizado 07/10/2014 0:50:03 CET

MADRID, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Un edulcorante creado a partir de la planta que se utiliza para fabricar tequila podría disminuir los niveles de glucosa a los pacientes que padecen diabetes tipo 2, así como ayudar a los obesos a bajar de peso, según concluye un equipo de investigadores.

   La razón principal podría ser que los agaves, una forma natural de azúcar que se encuentra en la planta 'Agave tequilana', no son digestibles y pueden actuar como una fibra dietética, sin elevar la glucosa en sangre, como informarán estos expertos en la 247 Reunión Nacional de la Sociedad Química Americana, que se celebra en Dallas, Estados Unidos.

  "Hemos encontrado que con los agaves se reducen los niveles de glucosa y aumentan los de GLP-1 [péptido similar al glucagón tipo 1], pero también sube la cantidad de insulina", explica Mercedes G. López, del Centro de Investigación y Estudios Avanzados en Biotecnología y Bioquímica en Irapuato, Guanajuato, México. El péptido similar al glucagón tipo 1 es una hormona que retarda el vaciado del estómago, estimulando así la producción de insulina.

Esta experta agregó que los 'agavins' no son caros y no tienen efectos secundarios conocidos, a excepción de las pocas personas que no pueden tolerarlos. "Los agaves, al igual que otros fructanos, que están hechos de azúcar fructosa, son los mejores edulcorantes para ayudar a apoyar el crecimiento de microbios saludables en la boca y los intestinos", añade, destacando también que pueden ayudar a las personas a sentirse más llenas, haciéndoles comer menos.

Contienen fructosa, lo que plantea la pregunta de si son como el jarabe de maíz alto en fructosa, un edulcorante procesado que ha tenido recientemente muy mala prensa. López detalla que el jarabe de maíz de alta fructosa contiene fructosa y, por lo tanto, puede elevar los niveles de azúcar en sangre, pero que los agaves son fructanos, que son fructosas unidas entre sí en largas cadenas ramificadas, que el cuerpo humano no puede usar con esa configuración, de modo que no afectan al azúcar en sangre.

A veces, los agaves también se confunde con el néctar de agave o jarabe de agave, presente en muchas estanterías de las tiendas de alimentos naturales. Estos productos contienen fructanos que han sido desglosados en fructosas individuales, por lo que son mucho más similares al jarabe de maíz de alta fructosa, según esta investigadora.

Además, esta experta y su equipo agregan que los agaves derivados de la planta del tequila son mejores que los edulcorantes artificiales, que son absorbidos por el cuerpo y pueden causar efectos secundarios, como dolores de cabeza. "Sin embargo, los agaves tienen el pequeño inconveniente de que no son tan dulces como sus homólogos artificiales", resalta.

Como la Agave tiene su fama por ser la planta de la que se hace el tequila, López explicó que los agaves son los únicos hidratos de carbono utilizados para producir la bebida y que todo el etanol del tequila proviene de la fermentación de la glucosa y la fructosa generada después de cocinar las hojas de la planta. Como los agaves se convierten en etanol, no se encuentran en el producto acabado.

López explica que en el estudio su equipo alimentó a un grupo de ratones con una dieta estándar y añadió estas sustancias a su agua diaria. Pesaron los ratones diariamente y comprobaron sus niveles de glucosa en sangre semanalmente. La mayoría de los ratones que los tomaron comían menos, perdieron peso y sus niveles de glucosa en sangre se redujeron en comparación con otros edulcorantes como glucosa, fructosa, sacarosa, jarabe de agave y aspartamo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter