Dime qué comes y te diré si serás obeso

Hombre gordo, hombre delgado, ensalada, comida, dieta
GETTY IMAGES / SKYNESHER
Publicado 24/05/2018 8:13:34CET

   MADRID, 24 May. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores españoles han desarrollado una nueva calificación basada en alimentos que está fuertemente asociada con el riesgo a largo plazo de sobrepeso u obesidad en la edad adulta, según una nueva investigación presentada en el Congreso Europeo de Obesidad (ECO, por sus siglas en inglés), que se celebra en Viena, Austria.

   El Nivel de Prevención de Obesidad Dietética (DOPS, por sus siglas en inglés), que utiliza medidas de ingesta dietética que pueden obtenerse mediante simples cuestionarios de frecuencia alimentaria, podría ayudar a las personas a mejorar sus hábitos alimenticios y crear conciencia sobre sus riesgos dietéticos, así como ayudar a los médicos a identificar personas en algo riesgo para proporcionar asesoramiento preventivo antes de la aparición del sobrepeso o la obesidad.

   En todo el mundo, una de cada cinco muertes se debe a una dieta deficiente. Una dieta poco saludable está estrechamente relacionada con enfermedades cardiovasculares, la diabetes y algunos cánceres. Durante décadas, los países han estado luchando con el mismo problema: cómo hacer que los mensajes nutricionales sean más efectivos y ayudar a las personas a comer mejor.

   La investigadora Clara Gómez-Donoso y sus colegas de la Universidad de Navarra crearon una DOPS basada en la evidencia y examinaron la asociación entre la puntuación y la incidencia de sobrepeso/obesidad en 11.349 adultos de mediana edad de la Cohorte SUN, una cohorte dinámica prospectiva de graduados universitarios españoles, que inicialmente tenían un peso normal al inicio del estudio.

   Para crear la clasificación, se ajustó la ingesta de 14 grupos de alimentos que se ha demostrado que promueven o protegen contra la obesidad en la ingesta total de energía. El DOPS valoró positivamente el consumo de verduras, frutas, legumbres, yogur, nueces, pescado y la proporción de proteína vegetal a animal; mientras que la carne roja, la carne procesada, la grasa animal saturada, los granos refinados, los alimentos ultraprocesados, las bebidas endulzadas con azúcar y la cerveza y los licores fueron ponderados negativamente.

A MAYOR PUNTUACIÓN, DIETA MÁS PROTECTORA

   Se utilizó un cuestionario de frecuencia de alimentos validado para medir la adherencia al DOPS al comienzo del estudio y nuevamente diez años después. La adherencia al DOPS varió de 14 (no cumplimiento) a 42 (cumplimiento completo). Una puntuación más alta indicó una dieta protectora, una con mayor consumo de alimentos basados principalmente en plantas y menor consumo de componentes dietéticos promotores de riesgo, como la carne roja y procesada, alimentos ultraprocesados y bebidas endulzadas con azúcar.

   Después de un seguimiento medio de 9,3 años, 2.153 participantes tuvieron sobrepeso u obesidad. Los científicos encontraron que los participantes con la mayor adherencia al DOPS (puntuación de 35 o superior) presentaban casi la mitad de probabilidades de tener sobrepeso/obesidad que aquellos con la adherencia más baja al DOPS (puntuación 20 o inferior).

   Cada incremento de cuatro puntos en la escala DOPS se vinculó con un 13 por ciento menos de riesgo de desarrollar sobrepeso/obesidad después de ajustar por una variedad de posibles factores de confusión que incluyen sexo, edad, índice de masa corporal inicial, antecedentes familiares de obesidad, tabaquismo, duración del sueño y actividad física.

   La profesora Maria Bes-Rastrollo, también de la Universidad de Navarra, concluye: "Esperamos que nuestra calificación preventiva fácil de implementar se convierta en una herramienta de evaluación rápida para proporcionar a los individuos y médicos una guía dietética útil: concienciar sobre la susceptibilidad de la dieta al aumento de peso en el largo plazo y el fomento de patrones de alimentación más saludables. El rendimiento de la puntuación aún no se ha validado en cohortes independientes. Las investigaciones futuras aumentarán la precisión de las predicciones de resultados en diferentes poblaciones y grupos de edad".

   Los autores reconocen que sus hallazgos muestran diferencias observacionales en lugar de evidencia de causa y efecto y señalan algunas limitaciones inherentes a la metodología, que incluyen que los resultados se basan en la ingesta dietética sobre la que informaron los participantes y que, aunque realizaron análisis multivariables ajustando para una amplia variedad de factores de confusión, no se puede descartar algún grado de confusión residual. También apuntan que el estudio incluye principalmente adultos caucásicos, por lo que la generalización de los hallazgos a otras etnias es incierta.