Queso, embutidos o huevos

La dieta rica en proteínas, tan peligrosa como el tabaco

Actualizado 07/10/2014 1:32:18 CET

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de la Universidad del Sur de California-Davis, en Estados Unidos, han visto que el consumo de una dieta rica en proteínas de origen animal en la mediana edad provoca cuatro veces más probabilidades de morir por cáncer que una persona con una dieta baja en proteínas, una factor de riesgo de mortalidad comparable a fumar.

   Según se desprende del estudio, realizado en una amplia muestra de adultos durante casi dos décadas y publicado en 'Cell Metabolism', la dieta alta en proteínas durante la mediana edad provoca casi el doble de probabilidades de morir y cuatro veces más probabilidades de fallecer por cáncer, pero la ingesta moderada de este tipo de proteínas es buena para las personas una vez superados los 65 años.

   "La cuestión no es si una determinada dieta te permite sentirse bien durante tres días, sino si te ayudará a vivir hasta los cien años", subraya el autor del análisis, Valter Longo, profesor de Biogerontología en la Escuela de  Gerontología la USC Davis y director del Instituto de Longevidad del mismo centro universitario.

   No sólo es el consumo excesivo de proteínas está vinculado a un aumento espectacular de la mortalidad por cáncer, pero la gente de mediana edad que come gran cantidad de proteínas de origen animal, incluyendo la carne, la leche y el queso, también son más susceptibles a una muerte temprana, en general.

   Los amantes de la proteína analizados en este trabajo presentaban un 74 por ciento más de probabilidades de morir por cualquier causa durante el periodo de estudio que sus contrapartes que ingerían cantidades más bajas de proteínas. También tenían varias veces más probabilidades de morir de diabetes.

   Pero la cantidad de proteína que debemos comer ha sido durante mucho tiempo un tema controvertido. Antes de este estudio, los investigadores nunca habían mostrado una correlación definitiva entre el alto consumo de proteínas y el riesgo de mortalidad.

   En lugar de mirar a la edad adulta como una fase monolítica de la vida, como otros científicos han hecho, los autores de este trabajo tuvieron en cuenta cómo la biología cambia con la edad y cómo las decisiones en etapa media de la vida pueden evolucionar durante toda la vida humana.

   En otras palabras, lo que es bueno para una persona en una edad puede ser perjudicial en otra etapa de la vida. La proteína controla la hormona de crecimiento IGF-I , que ayuda a nuestro cuerpo a crecer, pero se ha relacionado con susceptibilidad al cáncer. Los niveles de IGF-I disminuyen dramáticamente después de los 65 años, lo que lleva a la fragilidad y la pérdida de músculo.

El estudio muestra que mientras que la ingesta elevada de proteínas durante la mediana edad es muy dañina, resulta protectora para adultos mayores: las personas mayores de 65 años que llevaron una dieta de alto o moderado valor proteico eran menos susceptibles a la enfermedad.

   El último documento se basa en investigaciones anteriores de Longo en IGF -I, incluida una en una cohorte ecuatoriana que parecía tener poco cáncer o susceptibilidad a la diabetes debido a una mutación genética que reduce los niveles de IGF-I y cuyos miembros medían menos de cinco pies de altura (1,5 metros).

"La investigación muestra que una dieta baja en proteínas en la mediana edad es útil para la prevención del cáncer y la mortalidad general, a través de un proceso que implica la regulación de IGF -I y, posiblemente, los niveles de insulina --explica la coautora Eileen Crimmins, experta en Gerontología de la USC--. Sin embargo, también proponemos que en edades más avanzadas, puede ser importante evitar una dieta baja en proteínas para permitir el mantenimiento de un peso saludable y la protección contra la fragilidad".

   Fundamentalmente, los investigadores encontraron que las proteínas de origen vegetal, como las de la soja, no parecen tener los mismos efectos de mortalidad como las animales. Las tasas de cáncer y muerte tampoco parecen verse afectadas por el control de los hidratos de carbono o el consumo de grasa, lo que sugiere que la proteína animal es el principal culpable.

"La mayoría de los estadounidenses están comiendo unas dos veces más proteínas que las que deberían y parece que el mejor cambio sería reducir la ingesta diaria de todas las proteínas, pero especialmente las proteínas de origen animal", señala Longo. "Pero no se debe extremar el recorte y la separación de las proteínas, puesto que se puede pasar de la protección a la desnutrición muy rápidamente", alerta.

0,8 GRAMOS POR KILOGRAMO DEL CUERPO AL DÍA

Los hallazgos de Longo apoyan las recomendaciones de varias agencias de salud que conducen a consumir alrededor de 0,8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal cada día en la mediana edad. Por ejemplo, una persona de 130 libras (unos 59 kilogramos) debe comer alrededor de 45 a 50 gramos de proteína al día, con preferencia por los derivados de las plantas, tales como legumbres, detalla Longo.

   Los investigadores definen una dieta "rica en proteínas" la que tiene al menos el 20 por ciento de calorías provenientes de proteínas, incluyendo proteínas animales y de origen vegetal. Una dieta "moderada" en proteínas incluye entre un 10 y un 19 por ciento de calorías provenientes de proteínas y una dieta "baja en proteínas" incluye menos de un 10 por ciento de estos nutrientes.

   Incluso cantidades moderadas de proteína tuvieron efectos perjudiciales en la mediana edad, según los investigadores. En todos los 6.318 adultos mayores de 50 años en el estudio, la ingesta media de proteínas fue de alrededor del 16 por ciento del total de calorías diarias, con cerca de dos tercios de proteína animal, lo que se corresponde con los datos sobre el consumo nacional de proteínas.

Las personas que consumían una cantidad moderada de proteínas tenían todavía tres veces más probabilidades de morir de cáncer que los que consumieron una dieta baja en proteínas en la mediana edad, según el estudio. En general, incluso un pequeño cambio de disminución de la ingesta de proteínas de niveles moderados a bajos niveles rebajó la probabilidad de muerte prematura en un 21 por ciento.

   Para una parte más pequeña seleccionada al azar de la muestra, 2.253 personas, los niveles de la hormona de crecimiento IGF-I fueron analizados directamente. Los resultados muestran que por cada aumento de 10 ng/ml de IGF-I, aquellos con una dieta alta en proteínas presentaban un 9 por ciento más probabilidades de morir de cáncer que aquellos con una dieta baja en proteínas.

   Los científicos también ampliaron sus hallazgos sobre las dietas altas en proteínas y el riesgo de mortalidad, mirando a la causalidad en ratones y modelos celulares. En un estudio sobre los tipos de tumor y la progresión entre los ratones, los investigadores muestran menor incidencia de cáncer y el tamaño del tumor promedio un 45 por ciento más pequeño entre los ratones con una dieta baja en proteínas que aquellos con una alta tras dos meses de experimento.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter