Publicado en 'Nature Communications'

La dieta de la madre afecta a los genes del hijo

Actualizado 06/10/2014 22:03:02 CET

MADRID, 30 Abr. (EUROPA PRESS) -

La dieta de la madre antes de la concepción puede afectar permanentemente al funcionamiento de los genes de su hijo, según concluye un estudio publicado en 'Nature Communications'. Esta primera evidencia de ese efecto en los seres humanos abre la posibilidad de que la dieta de la madre antes del embarazo pueda afectar permanentemente a muchos aspectos de la salud durante toda la vida de sus hijos.

Investigadores del Grupo de Nutrición Internacional MRC, con sede en la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical, en Reino Unido, y la Unidad MRC, en Gambia, utilizaron un "experimento de la naturaleza" único en la zona rural de Gambia, donde la dependencia de la población de los propios alimentos cultivados y un clima estacional marcan una gran diferencia en los patrones alimentarios de la población entre las estaciones lluviosa y seca.

A través de un proceso de selección por el que se implicó a más de 2.000 mujeres, los investigadores reclutaron a mujeres embarazadas que concibieron en el pico de la temporada de lluvias (84 mujeres) y el pico de la estación seca (83 mujeres). Midiendo las concentraciones de nutrientes en la sangre y más tarde analizando muestras de sangre y del folículo piloso de sus bebés de entre dos y ocho meses de edad, encontraron que la dieta de la madre antes de la concepción tuvo un efecto significativo sobre las propiedades del ADN de su hijo.

Aunque los genes de un niño se heredan directamente de sus padres, modificaciones epigenéticas en el ADN controlan cómo se expresan estos genes, implicando una de estas modificaciones etiquetar regiones de genes con compuestos químicos llamados grupos metilo y resultando en el silenciamiento de los genes. La adición de estos compuestos requiere nutrientes clave, como ácido fólico, vitaminas B2, B6 y B12, colina y metionina.

Los experimentos en animales han demostrado ya que las influencias ambientales antes de la concepción pueden conducir a cambios epigenéticos que afectan a la descendencia. Un estudio de 2003 encontró que la dieta de un ratón hembra puede cambiar el color del pelaje de su descendencia modificando permanentemente la metilación del ADN, pero hasta esta última investigación, financiada por el Wellcome Trust y el MRC, no se sabía si estos efectos también ocurren en los seres humanos.

El autor principal de este trabajo, Branwen Hennig, investigador superior científico de la Unidad MRC de Gambia y la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, en Reino Unido, subraya: "Nuestros resultados representan la primera demostración en humanos de que el bienestar nutricional de una madre en el momento de la concepción puede cambiar cómo se interpretarán los genes de su hijo, con un impacto de por vida".

Los investigadores encontraron que los bebés concebidos durante la temporada de lluvias tuvieron tasas consistentemente más altas de grupos metilo presentes en los seis genes que estudiaron y que éstos estaban relacionados con diversos niveles de nutrientes en la sangre de la madre. En concreto, detectaron que fuertes asociaciones con dos compuestos en particular, homocisteína y cisteína, y el índice de masa corporal (IMC) de las madres tuvieron una influencia adicional.

Sin embargo, aunque se observaron estos efectos epigenéticos, sus consecuencias funcionales siguen siendo desconocidas. "Nuestra investigación en curso está dando indicios de que la maquinaria de metilación puede ser interrumpida por las deficiencias de nutrientes y que esto puede conducir a la enfermedad", resalta el profesor Andrew Prentice, catedrático de Nutrición Internacional de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londes y experto de Unidad de Nutrición de MRC, en Gambia.

El objetivo final de los autores de este trabajo es definir una dieta óptima para las madres que impida defectos en el proceso de metilación. De igual forma que ya se utiliza el ácido fólico preconcepcional para prevenir defectos en los embriones, esta investigación apunta hacia la necesidad de un cóctel de nutrientes, que podrían administrarse a través de la dieta o mediante suplementos, según Prentice.

Los autores señalan que su estudio incluyó sólo un punto de muestreo de sangre al comienzo del embarazo, pero que las estimaciones de las concentraciones de nutrientes antes de la concepción se calcularon utilizando los resultados de las mujeres no embarazadas de la muestra a lo largo de todo un año. De todas formas, estos expertos planean aumentar el tamaño de la muestra en estudios posteriores.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter