La dieta hipocalórica retrasa el envejecimiento

ENSALADA
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / LESZEKCZERWONKA
Publicado 02/04/2018 8:13:35CET

   MADRID, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Uno de los primeros estudios en explorar los efectos de la restricción de calorías en humanos demostró que reducir la ingesta calórica en un 15 por ciento durante dos años disminuyó el envejecimiento y el metabolismo y protegió contra las enfermedades relacionadas con la edad. El estudio, que se publica este jueves en la revista 'Cell Metabolism', descubrió que la restricción calórica disminuía el estrés oxidativo sistémico, que se ha relacionado con afecciones neurológicas asociadas con la edad, como el Alzheimer y el Parkinson, además de cáncer, diabetes y otras.

   "Restringir las calorías puede disminuir su metabolismo basal, y si los subproductos del metabolismo aceleran los procesos de envejecimiento, la restricción calórica durante varios años puede ayudar a disminuir el riesgo de enfermedades crónicas y prolongar la vida", afirma la autora principal, Leanne M. Redman, profesora asociada de Ciencias Clínicas en 'Pennington Biomedical Research', en Baton Rouge, Los Ángeles, Estados Unidos.

   CALERIE ('Evaluación exhaustiva de los efectos a largo plazo de la reducción de la ingesta de energía') fue un ensayo controlado aleatorio para evaluar los efectos metabólicos de la restricción calórica en humanos no obesos. La segunda fase del estudio informa sobre los resultados de 53 hombres y mujeres sanos, no obesos entre las edades de 21 y 50 años que redujeron las calorías en un 15 por ciento durante dos años y se sometieron a medidas adicionales para el metabolismo y el estrés oxidativo.

   Las reducciones de calorías se calcularon individualmente a través de la relación de isótopos absorbidos por las moléculas y los tejidos de los participantes durante dos semanas, una técnica que identifica con precisión un nivel de calorías para el mantenimiento del peso.

   Aquellos en el grupo de restricción de calorías perdieron un promedio de casi 9 kilogramos, aunque no siguieron una dieta particular y la pérdida de peso no era el objetivo del estudio. No se observaron efectos adversos, como anemia, pérdida ósea excesiva o trastornos menstruales; de hecho, ambos ensayos condujeron a mejoras en el estado de ánimo y la calidad de vida relacionada con la salud. "Descubrimos que incluso las personas que ya son sanas y delgadas pueden beneficiarse de un régimen de restricción calórica", dice Redman.

MEJORA DE LOS BIOMARCADORES DE ENVEJECIMIENTO

   En animales de laboratorio, la restricción calórica reduce la temperatura corporal central y la tasa metabólica en reposo. Redman destaca que CALERIE analizó los efectos de la restricción calórica sobre el envejecimiento, no la pérdida de peso, donde a menudo surgen debates sobre el metabolismo "rápido" o "lento". "Sabemos por estudios en mamíferos que cuanto más pequeño es el mamífero, más rápido es su metabolismo y más corta es su longevidad", dice.

   Muchos factores, como los mecanismos antioxidantes y los factores dietéticos y biológicos, influyen en el metabolismo, según Redman, pero las teorías actuales sostienen que un metabolismo más lento es más beneficioso para un envejecimiento saludable y que los organismos que queman energía de manera más eficiente deberían experimentar la mayor longevidad.

   "El ensayo CALERIE reaviva el apoyo a dos de las teorías más antiguas del envejecimiento humano: la teoría de la tasa de vida del metabolismo lento y la teoría del daño oxidativo", dice. Esta último vincula la sobreproducción de radicales libres con el daño oxidativo de los lípidos, las proteínas y el ADN, dando lugar a enfermedades crónicas como la aterosclerosis, el cáncer, la diabetes y la artritis reumatoide.

   Aunque el número de participantes fue relativamente pequeño y la duración fue corta en el contexto de una vida humana, los biomarcadores de envejecimiento mejoraron en los participantes del estudio. Los próximos pasos incluyen establecer biomarcadores robustos del envejecimiento humano y examinar los efectos de la restricción calórica junto con alimentos antioxidantes o sustancias como el resveratrol, que imitan la restricción de calorías.