Si es mantenida en el tiempo

Describen nuevos riesgos de la dieta vegetariana

Vegetariana, vegetariano, dieta, verdura, esparragos, mercado
FUSE
Publicado 30/03/2016 7:02:33CET

   MADRID, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

   En una nueva prueba evolutiva del viejo dicho "somos lo que comemos", científicos de la Universidad de Cornell, en Nueva York (Estados Unidos), han encontrado evidencias de que una dieta vegetariana ha dado lugar a una mutación que, cuando la alimentación presenta desequilibrios en omega-6 y omega-3, puede hacer que las personas sean más susceptibles a la inflamación, y, por asociación, al aumento del riesgo de enfermedades del corazón y el cáncer de colon.

   El descubrimiento, dirigido por los doctores Tom Brenna, Kumar Kothapalli y Alon Keinan, proporciona el primer trabajo de investigación evolutiva que traza una mayor frecuencia de una mutación particular en una población principalmente vegetariana de Pune, India (70%), en comparación con una población americana tradicional que come carne, la mayoría de Kansas (menos del 20%), según detallan los autores en la edición digital de 'Molecular Biology and Evolution'.

   Mediante el uso de datos de referencia del Proyecto 1.000 Genomas, el equipo de científicos proporcionó evidencia evolutiva de que la dieta vegetariana, durante muchas generaciones, puede haber impulsado una mayor frecuencia de una mutación en la población india. La mutación, denominada rs66698963 y detectada en el gen FADS2, es una inserción o deleción de una secuencia de ADN que regula la expresión de dos genes, FADS1 y FADS2, que son clave para hacer grasas poliinsaturadas de cadena larga.

   Entre ellas, el ácido araquidónico es un objetivo clave de la industria farmacéutica, ya que es el principal culpable en aquellos individuos en riesgo de enfermedades del corazón, cáncer de colon y muchas otras patologías relacionadas con la inflamación. El tratamiento de los individuos según si son portadores de 0, 1 o 2 copias de la inserción y su influencia sobre los metabolitos de ácidos grasos puede ser una consideración importante para la medicina de precisión y la nutrición.

   La mutación por inserción puede promoverse en las poblaciones que subsisten principalmente con dietas vegetarianas y, posiblemente, las comunidades que tienen un acceso limitado a las dietas ricas en grasas poliinsaturadas, especialmente pescados grasos. La supresión de la misma secuencia puede haber sido adaptativa en poblaciones que se basan en alimentos marinos, como los inuit de Groenlandia.

POSIBLE INFLUENCIA EN ENFERMEDADES EN PAÍSES EN DESARROLLO

   Los autores del estudio continuarán el trabajo estudiando poblaciones adicionales en todo el mundo para comprender mejor las mutaciones y estos genes como un marcador genético para el riesgo de enfermedad. "Con poca comida animal en la dieta, los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga deben fabricarse metabólicamente a partir de precursores PUFA de las plantas", explican los investigadores.

   "La demanda fisiológica de ácido araquidónico, así como ácidos grasos omega-3 EPA y DHA, en los vegetarianos parece haber favorecido la genética que sustenta la síntesis eficiente de estos metabolitos clave", dicen Brenna y Kothapalli. "Los cambios en el equilibrio dietético de omega-6 y omega-3 pueden contribuir al aumento de las enfermedades crónicas observadas en algunos países en desarrollo", alertan.

   "Éste es el escenario más singular de adaptación local que he tenido el honor de ayudar a destapar --dice Alon Keinan, genetista de poblaciones que dirigió el estudio evolutivo--. Varios trabajos anteriores apuntaban a la adaptación reciente en esta región del genoma. Nuestro trabajo señala a investigaciones anteriores y nuestros resultados revelan la misma inserción de una pequeña pieza adicional de AND, una inserción que tiene una función conocida".

   "Demostramos que esta inserción es adaptable, por lo tanto, de alta frecuencia, en las poblaciones de indios y algunos africanos que son vegetarianos. Sin embargo, cuando llegamos a los inuit de Groenlandia, con su dieta marina, se convirtió en mala adaptación", resumen.

   Kaixiong Ye, investigador postdoctoral en el laboratorio de Keinan, señala además que sus "resultados muestran un patrón de frecuencia global de la mutación por inserción adaptativa a la dieta vegetariana, con mayor frecuencia en los indígenas que tradicionalmente se basan en gran medida en una dieta centrada en las plantas".

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter