Atención en las distintas fases

Diarrea infantil, ¿qué puede comer?

Niño en el baño con estreñimiento
GETTY
Publicado 08/02/2016 13:25:30CET

   MADRID, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

   En el caso de las dolencias estomacales infantiles no solo es importante qué y cuándo comer, sino también cómo se presenta el menú, por ello Ultra Levura (medicamento probiótico de la farmacéutica Zambón) ha presentado su nueva web, donde ofrece información y sugerencias de alimentación para los más pequeños.

   "Cuando los niños padecen una molestia gastrointestinal los padres deben estar atentos a sus reacciones para detectar las diferentes fases del proceso y modificar e introducir la alimentación, poco a poco, hasta que empiecen a sentirse mejor", han explicado.

   La primera fase es la aguda, en la que el organismo bloquea las funciones digestivas e intestinales. El niño se encontrará mal, no tendrá apetito, no le apetecerá nada y no querrá comer. En esta fase no hay que forzarle a comer, pero sí mantener la hidratación bien con fórmulas de rehidratación oral, que podemos encontrar en farmacias, o con agua con azúcar o agua de arroz, que pueden ser alternativas válidas en la mayoría de los casos, sobre todo si hay vómitos que suelen estar acentuados por la falta de glucosa.

   Cuando el niño comienza a sentirse mejor, el proceso pasa a la fase de recuperación. En este momento el organismo está receptivo y puede comenzar a aceptar comida, pero de manera paulatina.

   Se recomienda dividir la dieta en cinco tomas y en raciones pequeñas o moderadas (la cantidad la marcará el apetito del niño) para asegurar una buena digestión y tolerabilidad.

   Una de las propuestas de alimentación astringente que se ofrecen en la web de Ultra Levura consiste en bebida de arroz y de dos a cuatro galletas para desayunar; un biscote fino de pan blanco con locnha de jamón york a media mañana; para comer un volcán de arroz blanco con pollo y una rebanada de pan blanco tostado; para merendar un yogur con trocitos de manzana; y por último, para cenar, da la opción de sopa con fideos finos con caldo bajo en grasa y tortilla francesa con zanahorias mini hervidas.

   Si el niño muestra apetito se puede incluir postre, en la comida un nido de taquitos de membrillo y plátano, y en la cena bebida de arroz con dos galletas. En el caso de los lactantes se aconseja mantener la lactancia materna durante todo el proceso, ya que se ha demostrado que de esta manera los pequeños recuperan el peso antes.

RECETAS Y PRESENTACIONES DIVERTIDAS

   Estimular visualmente el apetito de los niños también es importante, ya que "no hay nada como generar ilusión de comerse un plato preparado con cariño y un poco de creatividad", han asegurado.

   Algunos ejemplos de recetas que se pueden encontrar en la web son patatas nevadas con huevo rallado, sol de tortilla con zanahorias mini, pinchitos de manzana y plátano o gelatina de batido de plátano con bebida de arroz. estas propuestas son orientativas, ya que las cantidades dependerán de la edad, el estado nutricional y el apetito del niño.

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter