Y SI LA DIETA EMPEORA, LAS PROBABILIDADES CRECEN

Confirmado: comer mejor permite reducir el riesgo de diabetes

Comiendo fruta, comida saludable
PIXABAY
Publicado 26/09/2016 14:57:47CET

   NUEVA YORK, 26 Sep. (Reuters/EP) -

   Investigadores del Brigham and Women Hospital de Boston (Estados Unidos) han comprobado que cambiar a unos hábitos alimenticios más saludables sirven para reducir el riesgo de diabetes tipo 2 mientras que, si la dieta se descuida, el riesgo aumenta, según los resultados publicados en la revista 'Diabetes Care'.

   "Pese a que las recientes recomendaciones de salud pública se centran cada vez más en la necesidad de mejorar la calidad de nuestra dieta, la evidencia de si un cambio en lo que comemos puede tener un impacto preventivo a largo plazo es todavía muy limitada", ha reconocido Sylvia H. Ley, autora principal de este trabajo.

   En su estudio analizaron datos de más de 124.000 adultos participantes en tres estudios que no tenían diabetes al inicio de los mismos, y en los que se analizaron sus hábitos de vida y problemas de salud durante al menos 20 años. Además, cada cuatro años tenían que evaluar la calidad de su dieta.

   En total se registraron 9.361 casos de diabetes tipo 2 durante el tiempo que duraron los seguimientos y vieron como, cuando la evaluación de la calidad de la dieta bajaba más de un 10 por ciento con respecto a la de 4 años antes, el riesgo de desarrollar diabetes aumentaba cerca de un 34 por ciento. En cambio, una mejora en la calidad de la dieta en una misma proporción se asoció a una caída del riesgo de diabetes del 16 por ciento.

   Al analizar la dieta de los participantes vieron que calificaban como una dieta más "saludable" un mayor consumo de verduras, frutas, cereales, nueces y legumbres y una menor ingesta de carne roja o procesada, bebidas azucaradas, zumos de frutas, grasas trans y sodio, así como un consumo moderado de alcohol.

   Además, vieron que la mejora de la dieta se asoció con una disminución del riesgo de diabetes independientemente de cómo una persona comiera al inicio del estudio o el exceso de peso que pudiera tener. No obstante, vieron como con el tiempo la pérdida de peso también llevó aparejado un menor riesgo de diabetes.

   "Mejorar la calidad de la dieta en adultos, con independencia de cuándo se haga, parece ser beneficioso para la prevención de la diabetes", ha insistido Ley, a lo que también ayuda el mantenimiento de un peso saludable y un consumo elevado de verduras.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter