7 claves para evitar el mal aliento a la hora de perder peso

Eructo, grito, halitosis, aliento, lengua
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / WISSANU_PHIPHITHAPHONG
Publicado 11/01/2018 11:44:05CET

   MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Comenzar con la ingesta de ciertos alimentos habituales en muchas dietas para bajar peso puede provocar que aparezca un problema muy común: mal aliento.

   El ajo y la cebolla son, sin duda, los casos más paradigmáticos de alimentos prescritos por muchos nutricionistas en las dietas para perder peso. Pero encontramos otros muchos presentes en este tipo de dietas que pueden predisponer a la halitosis: vegetales como la alcachofa, la col, la coliflor, el repollo o el brócoli son algunos de los más habituales.

   "Estos alimentos son muy ricos en azufre, lo que predispone a la aparición de mal aliento", afirma el director del Instituto del Aliento y de la Unidad Hospitalaria de Halitosis del Centro Médico Teknon (Barcelona), Jonas Nunes.

¿DETECTAN LOS PACIENTES SU HALITOSIS?

    Pablo Zumaquero, dietista-nutricionista y tecnólogo de alimentos, añade que "lo más importante es detectar la causa de la halitosis y atacarla, pues estos productos forman parte de una alimentación sana y no es conveniente retirarlos completamente".

   Sin embargo, ¿los pacientes son conscientes de que tiene halitosis?. Según aseguran desde el instituto "existe un porcentaje importante de personas que no son conscientes de este mal aliento o que no lo ven como un problema sino, simplemente, como un comentario ofensivo por parte de quien lo realiza".

   En concreto, el 55 por ciento no lo percibe que tiene mal aliento. Pero sus compañeros de trabajo, pareja y amigos, sí lo notan, según indica el doctor Nunes, quien añade que más del 15 por ciento que recibe en su consulta es a causa de este problema.

   Asimismo, el doctor Nunes a través de su libro 'Cómo cuidar tu aliento. La Guía Definitiva', ha dado 7 claves para perder peso sin que aparezca mal aliento:

   1. Comer cada cuatro horas: los ayunos prolongados tienden a provocar halitosis. Así que haz cinco comidas al día (en pequeñas cantidades y repartidas a lo largo del día). Además, come un puñado de frutos secos basta para evitar hipoglucemias abruptas y estimular la renovación de la saliva.

   2. Evitar una dieta demasiado hiperproteica: las dietas ricas en proteínas (como las populares Atkins, Dukan o South Beach) son las más susceptibles de provocar mal aliento por la elevada ingestión de aminoácidos. Por ello, evita usar dietas basadas unicamente en carne, pescado, pimiento rojo, ajo, cebolla, brócoli, coles de Bruselas, avena, semillas de trigo, lácteos y clara de huevo.

   3. Ingerir un mínimo de hidratos de carbono o sustancias ácidas: la glucosa es el sustrato o "alimento" de varias de las bacterias orales que predominan en la saliva. Por lo que opta por hidratos de carbono de absorción lenta como el existente en fresas, cerezas, frutos rojos, hortalizas, arroz integral. Condimenta tus comidas con unas gotas de limón. Así evitarás, además, un exceso de kilocalorías.

   4. Consumir alimentos sólidos ricos en fibra: Una buena opción comer verduras de hoja (espinaca, lechuga), al igual que la zanahoria, espárragos, tomate, berenjena, y por las frutas en general (sobre todo con cáscara). Así como limpiar la lengua tres veces al día con un limpiador de lengua es también una alternativa bastante eficaz.

   5. Hidratarse continuamente y estimular la salivación: además del agua (imprescindible), bebe líquidos con ligero sabor ácido (como tés fríos de limón sin azúcar). Una buena opción para estimular la saliva y mejor que los chicles son las pastillas de ciruela umeboshi japonesa, ya que son imperceptibles y estimulan más y mejor la saliva.

   6. Evitar bebidas alcohólicas: a pesar de ser perjudiciales para cualquier persona que quiera eliminar esos kilos de más, las bebidas alcohólicas también predisponen a la aparición de mal aliento. En caso de beberlas, come algo sólido justo después para estimular la producción de saliva.

   7. Evitar comidas con olor intenso: ajo, cebolla, leche, queso, huevos, condimentos y picantes, anchoas o embutidos, son alimentos que provocan mal aliento. Así como la toma frecuente de café predispone a los individuos a la aparición de halitosis por sus características deshidratantes de la saliva.

   Pero hay alimentos que se han demostrado científicamente capaces de captar y neutralizar los malos olores son los champiñones (champiñón común, champiñón de París o portobello) y el té Oolong (té de Taiwan). Otra alternativa, sin embargo, solamente enmascaradora y con baja duración, es la ingesta de productos con olor de menta, hortelana y similares.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.