¿Es el café un desencadenante fibrilación auricular?

Café
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / HAPPYDANCING - Archivo
Publicado 17/04/2018 8:23:35CET

   MADRID, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Muchos médicos aconsejan a los pacientes con arritmias auriculares o ventriculares que eviten las bebidas con cafeína, pero investigaciones recientes han demostrado que el café y el té son seguros y pueden reducir la frecuencia de arritmias, según una revisión publicada hoy en 'JACC: Clinical Electrophsiology'.

   Las arritmias, o ritmos cardiacos anormales, hacen que el corazón lata demasiado rápido, lento o irregular. Aunque algunas arritmias pueden ser inofensivas o incluso pasar desapercibidas en los pacientes, otras pueden aumentar el riesgo de paro cardiaco repentino. La fibrilación auricular, el trastorno del ritmo cardiaco más común, hace que el corazón lata rápidamente y se salte los latidos, y si no se trata, puede causar accidentes cerebrovasculares.

   Una sola taza de café contiene alrededor de 95 miligramos de cafeína y actúa como estimulante del sistema nervioso central. Una vez en el cuerpo, la cafeína bloquea los efectos de la adenosina, un químico que puede facilitar el desarrollo de fibrilación auricular. Los autores analizaron múltiples estudios poblacionales para determinar una asociación entre la ingesta de cafeína y sus efectos sobre las arritmias auriculares y ventriculares.

   Estos estudios han demostrado consistentemente una disminución en fibrilación auricular con un aumento en la ingesta de cafeína, con un metanálisis de 228.465 participantes que muestran una disminución de la frecuencia fibrilación auricular de un 6 por ciento en bebedores regulares de café y un análisis adicional de 115.993 pacientes que muestran una reducción del riesgo del 13 por ciento.

   "Existe una percepción pública, a menudo basada en una experiencia anecdótica, de que la cafeína es un desencadenante agudo común de los problemas del ritmo cardiaco", apunta el autor principal de la revisión, Peter Kistler, director de Electrofisiología en el Hospital Alfred y el 'Baker Heart and Diabetes Institute', ambos en Australia. "Nuestra extensa revisión de la literatura médica sugiere que no es así", añade.

   Los autores también determinaron que la cafeína no tiene efecto sobre las arritmias ventriculares. Las dosis de cafeína de hasta 500 miligramos diarios (equivalentes a seis tazas de café) no aumentaron la gravedad o la tasa de arritmias ventriculares. Un estudio aleatorizado de 103 pacientes post-ataque cardiaco que recibieron un promedio de 353 mg/día dio como resultado una mejor frecuencia cardiaca y arritmias no significativas. Solo dos estudios mostraron un mayor riesgo de arritmias ventriculares, en los que los pacientes ingirieron al menos diez tazas y nueve tazas/día, respectivamente.

PROPIEDADES ANTIARRÍTMICAS POR LOS EFECTOS ANTIOXIDANTES

    "Las bebidas con cafeína como el café y el té pueden tener propiedades antiarrítmicas a largo plazo mediadas por los efectos antioxidantes y el antagonismo de la adenosina", sugiere Kistler. "En numerosos estudios basados en la población, los pacientes que consumen café y té regularmente a niveles moderados poseen un riesgo menor de por vida de desarrollar problemas con el ritmo cardiaco y posiblemente mejorar la supervivencia", añade.

   Los autores determinaron que deben evitarse las bebidas energéticas por pacientes con afecciones cardiacas preexistentes. Una bebida energética puede contener entre 160 y 500 miligramos de cafeína concentrada. Tres cuartas partes de los pacientes con enfermedades cardiacas preexistentes que consumieron dos o más bebidas energizantes por día informaron de palpitaciones en 24 horas.

   Tanto los grandes estudios poblacionales como los ensayos aleatorizados de control sugieren que la ingesta de cafeína de hasta 300 mg/día puede ser segura para los pacientes con arritmia. Sin embargo, puede haber diferencias individuales en la susceptibilidad a los efectos de la cafeína sobre los factores que desencadenan arritmias en algunos, y hasta el 25 por ciento de los pacientes informan que el café es un desencadenante fibrilación auricular.

   Se debe aconsejar a los pacientes con una clara asociación temporal entre la ingesta de café y los episodios documentados de fibrilación auricular que se abstengan de tomar café. Sin embargo, se podría aclarar más esta cuestión en investigaciones futuras que analicen la relación entre los pacientes con ritmo cardiaco y el impacto de la abstinencia de cafeína.