'Síndrome del ocaso', un fenómeno "muy común" en pacientes con Alzheimer

Cerebro, anciano, señor mayor, pensar, preocupado
GETTY
Publicado 26/01/2018 11:41:49CET

Las alteraciones cognitivas trastornan el "reloj biólogico", provocando que no puedan reconocer la hora de dormir o despertarse

MADRID, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

El síndrome del ocaso o 'sundowning' puede provocar agitación, confusión, ansiedad, irritabilidad, incluso pensamientos paranoicos o alucinaciones cuando cae el sol en personas con Alzheimer, siendo un fenómeno "muy común", según la doctora Conchita García, de la Dirección Asistencial de Sanitas Mayores.

Esto sucede debido a que sus alteraciones cognitivas trastornan el 'reloj biológico', provocando que no puedan reconocer la hora de dormir o despertarse.

"Los ciclos de sueño, que en una persona sin alteraciones cognitivas se repiten de forma cíclica y natural regidos por nuestro reloj biológico interior, no se dan con la misma regularidad en enfermos con demencia. Ellos carecen de ese 'aviso' natural que nos da nuestro cuerpo y que nos dice cuándo debemos dormir y cuándo despertar", ha señalado la doctora García.

Asimismo, ha añadido que uno de los "responsables" de la regulación de los ritmos de sueño en los humanos es la melatonina; esta hormona es segregada por la glándula pineal, que se encuentra claramente disminuida en enfermos con demencia.

Por ello, cuando se acerca la hora de dormir, las personas que padecen este síndrome presentan agitación y comportamientos como tirar, coger o manosear objetos.

Además, pueden pronunciar monólogos o provocar discusiones animadas y subidas de tono, así como confundirse y desorientarse, lo que conduce a un estado de miedo y ansiedad, irritabilidad, ira, apatía y depresión.

También, son frecuentes las conductas deambulatorias y un aumento de la actividad nocturna, desencadenando insomnio durante la noche que, posteriormente, condiciona un estado de somnolencia diurna. Otras manifestaciones clínicas pueden ser el pensamiento paranoico y las alucinaciones.

TRATRAMIENTO Y PREVENCIÓN

La doctora ha aconsejado iluminar de forma ténue por la noche y reducir paulatinamente el nivel de ruido del lugar y poner música relajante. Por la mañana, iluminación creciente, especialmente, a partir de las 6 y las 9, para ayudar al paciente en la reorientación.

Así como mantener a la persona ocupada mediante actividades simples, repetitivas, "que no supongan mucho esfuerzo". También es recomendable proporcionar técnicas de higiene del sueño y supervisar al paciente en la noche.

Otras medidas es que el paciente siga un tratamiento médico y farmacológico supervisado, así como una revisión dietética, restringiendo dulces y cafeína. Además, de una conveniente hidratación y aporte proteico son de vital importancia; es recomendable convertir las comidas en un hábito y crear una rutina.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.