No usar psicofármacos en residencias de mayores ayuda al paciente a recuperar sus funciones cognitivas

Medicamentos, pastillas
PIXABAY
Publicado 08/02/2018 13:32:55CET

También se disminuye el número de caídas, recursos sanitarios y mortalidad

MADRID, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

Eliminar sujeciones farmacológicas, en concreto psicofármacos, en pacientes mayores, que viven en residencias, ayuda a mejorar "en todos los niveles: cognitivo, funcional y también afectivo, ya que esa persona vuelve a ser ella misma", según el director científico de la Fundación Maria Wolf, Javier Olazarán.

Al menos, el 80 por ciento de los ancianos que ingresan en residencias tienen un fármaco mal prescrito, por lo que "ahora el reto es el uso racional de psicofármacos", ha declarado el director de investigación de la fundación, Ruben Muñiz.

Así lo han confirmado durante la rueda de prensa celebrada este jueves, donde el director médico de Clínica Menni, Manuel Martín Carrasco, ha añadido que incluso "hay datos sobre una disminución del número caídas; sobre el uso de recursos sanitarios, traslados y de emergencia, e incluso una disminución de la mortalidad".

En este contexto, se ha visto desde los años 80 que el uso de sujeciones físicas en personas mayores "causaba muchos problemas", por lo que se comenzó a hacer programas para eliminarlas, y en el caso concreto de España, desde mediados de los años 2000, ha explicado Muñiz.

En 2015 la Fundación Maria Wolf, junto con Sanitas, realizó un estudio donde se demostró que "en España se puede trabajar perfectamente sin sujeciones, y que esto mejora la calidad de vida de las personas, y se eliminan los riesgos asociados".

"A diferencia de las ataduras físicas, las sujeciones farmacológicas son muy difíciles de erradicar porque no se pueden ver a simple vista, y los tratamientos se pautan en el contexto del secreto profesional entre médico y paciente, circunstancia que dificulta el control de calidad externo", ha concluido.

RESIDENCIA NUESTRA SEÑORA DE EL PINO (LAS PALMAS), UN EJEMPLO

Por todo ello, la Confederación Española de Alzheimer (CEAFA) y Fundación Maria Wolff han presentando la validación de los Critero CHROME que han permito a la Residencia de Mayores Nuestra Señora del Pino, en Las Palmas de Gran Canaria, ser la primer centro en el que han eliminado sujeciones farmacológica.

Dicho trabajo, realizado entre 2015 y 2017, ha reducido hasta un 21 por ciento la prescripción de "fármacos peligrosos" para muchos pacientes con demencia, según Olazarán.

En concreto, los resultados obtenidos han puesto en relieve la disminución de la administración de benzodiacepinas (hasta un 20%) y de los neurolépticos (20%), siendo la estadística inicial un 65 y 50 por ciento, respectivamente.

Este proceso ha ido acompañado de una eliminación total de ataduras física, según el director de la residencia y de la empresa que la gestinona ICOT-CSS, Alejandro López.

Para ello, ICOT reorganizó parte de los procesos de la residencia, como por ejemplo ajustar los horarios de acostado y levantado de los residentes a las necesidades reales de éstos o aplicar terapias no farmacológicas, ha explicado.

"Lo fundamental es cononocer el historial del paciente", ha finalizado López.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.