El envejecimiento elevará el gasto en pensiones, sanidad y dependencia al 21% del PIB en 2050, según Linde

Jubilados y pensionistas en Bilbao
Europa Press
Publicado 16/04/2018 17:42:24CET

Dice que si no hay nuevos ingresos, el ajuste se hará bajando la tasa de sustitución de las pensiones

MADRID, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha advertido este lunes de que si se cumplen las estimaciones de envejecimiento de la población, el gasto público en pensiones, sanidad y cuidados de larga duración se elevaría entre 1,55 y 2 puntos porcentuales de PIB anuales durante las próximas tres décadas, alcanzando un máximo superior al 21% del PIB en torno al año 2050.

Durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso para informar de los Presupuestos Generales de Estado (PGE) de 2018, Linde ha incidido en las actuales tasas de sustitución de las pensiones públicas (nivel de pensión en relación al salario) y ha considerado la necesidad de encontrar un equilibrio entre estas tasas y los ingresos necesarios para garantizar la sostenibilidad del sistema.

Linde ha advertido de que el mantenimiento de las tasas de sustitución actuales, que son elevadas a nivel internacional, exigiría incrementos "muy significativos" de los ingresos del sistema, por lo que aboga por cualquier estrategia de reforma que aumente la transparencia del sistema, refuerce la relación entre contribuciones y prestaciones, y mantenga un mecanismo de ajuste que garantice el equilibrio financiero.

Asimismo, ha indicado que la aplicación del factor de sostenibilidad, que liga la pensión inicial al incremento de la esperanza de vida, y, sobre todo, del índice de revalorización anual de las pensiones, que vincula su incremento al equilibrio entre los ingresos y los gastos del sistema, lograrían, en contextos macroeconómicos favorables, reducir de forma gradual el actual déficit, que alcanzó el 1,5% del PIB a finales de 2017, y contrarrestar el efecto del incremento esperado de la tasa de dependencia en el largo plazo.

No obstante, ha advertido de que en ausencia de incrementos adicionales de los ingresos, el ajuste se produciría principalmente a través de una disminución de la tasa de sustitución de las pensiones públicas.

De cara al futuro, el Banco de España cree que la clave consiste en alcanzar un equilibrio entre las tasas de sustitución del sistema de pensiones que se pretenden asegurar y los ingresos necesarios para garantizar la sostenibilidad del sistema.

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.