Descubren el enlace entre dos proteínas clave del Alzheimer

Demencia, mujer, abuela, mayor, anciana, alzheimer
PIXABAY/FREESTOCKS-PHOTOS - Archivo
Publicado 22/03/2018 7:31:33CET

   MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Una paradoja de la enfermedad de Alzheimer es que las placas de la proteína beta amiloide pegajosa son el signo más característico en el cerebro de la enfermedad neurodegenerativa mortal, pero muchas personas mayores con este tipo de placas en sus cerebros no tienen demencia.

   La pérdida de memoria y la confusión de la enfermedad de Alzheimer en su lugar se asocia con enredos de una proteína cerebral diferente, conocida como tau, que aparece años después de que se forman las placas por primera vez. El vínculo entre amiloide y tau nunca ha sido del todo claro, pero ahora, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, Estados Unidos, han demostrado que las personas con más amiloide en sus cerebros también producen más tau.

   Los hallazgos, disponibles este miércoles en la revista 'Neuron', podrían conducir a nuevos tratamientos para el Alzheimer, basados en la producción de tau. "Creemos que este descubrimiento conducirá a terapias más específicas dirigidas al proceso de la enfermedad", afirma el autor principal, Randall Bateman, profesor de Neurología en la Universidad de Washington.

   Hace años, los investigadores observaron que las personas con la enfermedad de Alzheimer tienen altos niveles de tau en el líquido cefalorraquídeo, que rodea el cerebro y la médula espinal. Tau --en la forma enredada o no-- normalmente se mantiene dentro de las células, por lo que la presencia de la proteína en el fluido extracelular fue sorprendente.

   Como la enfermedad de Alzheimer causa la muerte generalizada de las células cerebrales, los investigadores presumen que el exceso de tau en el exterior de las células era un subproducto de neuronas moribundas que liberaban sus proteínas al separarse y perecer. Pero también es posible que las neuronas produzcan y liberen más tau durante la enfermedad. Con el fin de encontrar la fuente del excedente de tau, Bateman y sus colegas decidieron medir cómo se produce y elimina la tau de las células del cerebro humano.

LA PRESENCIA DE AMILOIDE ELEVA LA PRODUCCIÓN DE TAU

   Junto con la coautora principal Celeste Karch, profesora asistente de Psiquiatría, y los coautores Chihiro Sato, profesor en Neurología, y Nicolas Barthélemy, investigador postdoctoral, los científicos aplicaron una técnica conocida como Cinética de Etiquetado de Isótopos Estable (SILK, por sus siglas en inglés). La técnica rastrea cómo de rápido se sintetizan, liberan y eliminan las proteínas, y puede medir la producción y la eliminación en modelos de neuronas en el laboratorio y también directamente en personas en el sistema nervioso central humano.

   Usando SILK, los investigadores encontraron que las proteínas tau aparecían consistentemente después de un retraso de tres días en las neuronas humanas en un plato de laboratorio. El momento sugiere que la liberación de tau es un proceso activo, sin relación con las neuronas moribundas. Además, al estudiar a 24 personas, algunas de las cuales exhibieron placas de amiloide y síntomas leves de Alzheimer, hallaron una correlación directa entre la cantidad de amiloide en el cerebro de una persona y la cantidad de tau producida en el cerebro.

   "Si una persona tiene síntomas de la enfermedad de Alzheimer o no, si hay placas amiloides, hay una mayor producción de esta tau soluble", afirma Bateman, para quien los hallazgos son un paso para entender cómo las dos proteínas clave en la enfermedad de Alzheimer, amiloide y tau, interactúan entre sí.

   "Sabíamos que las personas que tenían placas generalmente presentaban niveles elevados de tau soluble --señala Bateman--. Lo que no sabíamos era por qué. Esto explica el por qué: la presencia de amiloide aumenta la producción de tau". Tau está fuertemente relacionada con el daño cerebral, por lo que la sobreproducción de la proteína podría ser un paso crítico en el desarrollo del Alzheimer, y la reducción de la producción de tau puede ayudar a tratar la enfermedad, según los autores.

   "Estos hallazgos apuntan a una nueva vía terapéutica importante --sentencia Karch--. Bloquear la producción de tau podría considerarse un objetivo para el tratamiento de la enfermedad".

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.