Los pacientes de artritis reumatoide tratados con fármacos biológicos no tienen más riesgo de cáncer

Publicado 14/06/2017 17:22:02CET

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes de artritis reumatoide tratados con fármacos biológicos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FAMEb), incluido el tratamiento anti-TNF, no tienen más riesgo de cáncer asociado a la medicación, según los resultados de dos estudios presentados ese miércoles en el Congreso Europeo Anual de Reumatología (EULAR) 2017.

Aunque las directrices clínicas actuales advierten contra el uso de fármacos anti-TNF en individuos con una historia reciente de cáncer (en los últimos 5-10 años), la única evidencia hasta la fecha de que no hay un mayor riesgo de recidiva de cáncer ha sido limitada a las mujeres con cáncer de mama.

Los nuevos datos, sin embargo, han demostrado que los pacientes con AR y con antecedentes de cáncer sólido, no cutáneo, seleccionados para recibir tratamiento anti-TNF, no experimentaron más recidivas de cáncer que los pacientes con AR tratados con otras clases de fármacos antirreumáticos.1

Además, el riesgo no varió en función del momento del inicio del tratamiento anti-TNF en relación con el diagnóstico original de cáncer.

Los datos anteriores sobre el tratamiento anti-TNF de la AR y el riesgo de desarrollar un nuevo cáncer, en lugar de una recidiva, han sido, sobre todo, tranquilizadores, explican los expertos.

En el segundo nuevo estudio, el riesgo general de cáncer entre los pacientes con AR que comenzaron el tratamiento con otros FAMEb, incluyendo tocilizumab, abatacept y rituximab, así como con un primer o segundo fármaco anti-TNF no difirió sustancialmente de los pacientes con AR tratados con FAME sintéticos convencionales. Aunque se requerirá investigación adicional para excluir un mayor riesgo de tumores en sitios específicos, o con una latencia más larga.

Para investigar el riesgo de recidiva de cáncer sólido no cutáneo en pacientes con AR con tratamiento anti-TNF, se compararon 446 pacientes con al menos un diagnóstico de cáncer sólido antes del inicio del tratamiento anti-TNF, con 1.278 controles de características similares con un historial de cáncer igualmente reciente, del mismo tipo y etapa, a los que no se les prescribió tratamiento biológico.

Treinta individuos (7%) entre estos 446 pacientes con AR, con tratamiento anti-TNF, desarrollaron una recidiva de cáncer (tasa de incidencia bruta de 14/1000 persona-años), en comparación con 89 (7%) entre los 1.278 controles de características similares sin tratamiento biológico (tasa de incidencia bruta de 17/1000 persona-años).

"Debido a que el TNF es una de las citocinas implicadas en la inmunovigilancia de los tumores, en teoría, su inhibición podría aumentar el riesgo de nuevas formaciones tumorales o la recidiva del cáncer. Sin embargo, las directrices actuales no proporcionan una orientación clara sobre el uso del tratamiento anti-TNF en pacientes con neoplasias malignas recientes", dijo el autor principal y Profesor Johan Askling del Instituto Karolinska, Estocolmo, Suecia. "Los reumatólogos deberían encontrar nuestros datos tranquilizadores. Sin embargo, no es posible extrapolar estos nuevos hallazgos a individuos con un cáncer muy reciente, o con un mal pronóstico", agregó.

El análisis estadístico de las variables correspondientes: sexo, año de nacimiento, año de diagnóstico del cáncer índice y el tipo y etapa del cáncer índice, y ajustado al nivel de educación y comorbilidades; no indicaron un aumento del riesgo asociado con ningún tipo específico de cáncer, con la posible excepción de cáncer uterino donde el cociente de riesgo de recidiva era 14,8, pero esto se basó únicamente en un evento entre los pacientes con tratamiento anti-TNF.

Los participantes del estudio tenía que estar en estado de remisión del cáncer durante un período de 6 meses antes del comienzo del seguimiento. El resultado primario fue la primera recidiva, o la segunda primaria del mismo tipo de cáncer, identificado a través del registro de cáncer hasta diciembre de 2014.

La duración media desde el diagnóstico del cáncer índice hasta el tratamiento anti-TNF/inicio del seguimiento fue de 9,9 y 9,5 años entre los pacientes con tratamientos anti-TNF y sus controles de características similares sin tratamiento biológico, respectivamente. El seguimiento medio desde el inicio del tratamiento anti-TNF fue de 4,9 y 4,1 años, respectivamente. La distribución de la etapa del cáncer fue similar entre los dos grupos, aparte de la etapa IV (0,6% entre los pacientes tratados con anti-TNF y 1,6% entre los controles sin tratamiento biológico).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter