Contador

Un medicamento de bajo costo podría evitar que las mujeres mueran desangradas tras el parto

Parto, dar a luz, bebé
PIXABAY/SANJASY
Publicado 28/04/2017 7:06:43CET

   MADRID, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Un fármaco barato y ampliamente disponible podría salvar la vida de una de cada tres madres que de otro modo sangrarían hasta morir después del parto, según un estudio publicado en 'The Lancet'. El ensayo global de 20.000 mujeres encontró que la muerte por hemorragia se redujo en un 31 por ciento si el tratamiento se da en un plazo de tres horas.

   El medicamento, llamado ácido tranexámico (TXA), actúa evitando que los coágulos de sangre se descompongan. La hemorragia postparto se define como una pérdida de sangre de más de 500 mililitros dentro de las 24 horas posteriores al parto.

   Los resultados también muestran que reduce la necesidad de una cirugía urgente para controlar el sangrado (laparotomía) en más de un tercio (36 por ciento).

   El sangrado severo después del parto (conocido como hemorragia postparto o HPP) es la principal causa de muerte materna en todo el mundo. Más de 100.000 mujeres fallecen cada año a nivel mundial, pero este fármaco estabilizador de coágulos tiene el potencial de reducir el número sustancialmente.

   El ensayo WOMAN ('World Maternal Antifibrinolytic') reclutó a madres de 193 hospitales de 21 países, principalmente en África y Asia, pero también en Reino Unido y otros lugares. La Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, en Reino Unido, coordinó el ensayo, que fue financiado por 'Wellcome Trust' y el Departamento de Salud de Reino Unido a través del 'Health Innovation Challenge Fund' y la Fundación Bill & Melinda Gates.

   Los resultados muestran que de las mujeres que recibieron ácido tranexámico en tres horas, 89 murieron por sangrado en comparación con 127 de las tratadas con placebo (además de la atención estándar). Los autores no encontraron efectos secundarios del medicamento ni para las madres ni para los bebés. Estos hallazgos proporcionan la primera evidencia completa sobre el uso de ácido tranexámico para la hemorragia posparto y sugieren que debe usarse como tratamiento de primera línea.

UN FÁRMACO SEGURO, ASEQUIBLE Y FÁCIL DE ADMINISTRAR

   La profesora asociada de Ensayos Clínicos de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y directora del Proyecto WOMAN, Haleema Shakur, subraya: "Ahora tenemos pruebas importantes de que el uso temprano del ácido tranexámico puede salvar la vida de las mujeres y asegurar que más niños crezcan con una madre. Es seguro, asequible y fácil de administrar, y esperamos que los médicos lo utilicen tan pronto como sea posible después de la aparición de sangrado severo tras el parto".

   El ácido tranexámico fue inventado en la década de 1960 por un equipo de investigación de marido y mujer japonés, Shosuke y Utako Okamoto. Ian Roberts, profesor de ensayos clínicos en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, quien codirigió el estudio, señala: "Los investigadores que inventaron el ácido tranexámico hace más de 50 años esperaban reducir las muertes por hemorragia postparto, pero no pudieron persuadir a los obstetras en el momento para llevar a cabo un ensayo. Ahora tenemos finalmente estos resultados que esperamos puedan ayudar a salvar las vidas de las mujeres en todo el mundo".

Casi todas las muertes por hemorragia posparto se dan en países de ingresos bajos y medios. Aunque dar a luz en un centro de salud aumenta las posibilidades de sobrevivir a la hemorragia postparto, las mujeres todavía mueren por este trastorno, incluso dentro de los hospitales.

   Aunque el estudio WOMAN encontró que el ácido tranexámico redujo significativamente la muerte debido al sangrado, no impidió la histerectomía. Los investigadores dicen que esto se debe a que en países de bajos y medianos ingresos donde el suministro de sangre es limitado, a veces se realiza una histerectomía inmediatamente después del inicio de una hemorragia postparto muy grave para salvar la vida de la madre, lo que supone que no hay tiempo para que el ácido tranexámico tenga efecto.

   El estudio se basa en la investigación previa de 20.000 pacientes con traumatismo, que mostró que el ácido tranexámico redujo las muertes debido a la hemorragia en casi un tercio si se administra dentro de tres horas. Las guías actuales de la Organización Mundial de la Salud (OMS), basadas en la investigación previa del trauma, recomiendan el uso de ácido tranexámico en la hemorragia posparto como una opción de tratamiento posterior si los uterotónicos (fármacos para inducir contracciones) no controlan el sangrado o si se piensa que el sangrado se debe a un trauma.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter