Incorporar antivirales de acción directa contra la hepatitis C podría evitar hasta el 87% de complicaciones secundarias

Campaña #hígadosano
AEEH
Publicado 21/02/2018 14:28:46CET

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

La introducción de los nuevos tratamientos contra la hepatitis C evita entre el 74 y 87 por ciento de las complicaciones clínicas secundarias, según confirma un estudio que evalúa los dos primeros años de aplicación del Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C en España

Este estudio, que ha sido presentado en el 43º Congreso de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), que se está celebrando estos días en Madrid, ha sido realizado por especialistas del Complejo Hospitalario Universitario de Pontevedra, y tenía como objetivo evaluar los resultados de los dos primeros años del Plan Estratégico, desde la doble perspectiva de la eficiencia en términos de coste-utilidad del Plan y la reducción de los eventos clínicos futuros.

Sus resultados indican que la incorporación de los tratamientos basados en antivirales de acción directa (ADDs) ha sido coste-efectiva, con un coste por AVAC (años ganados ajustados por calidad de vida) inferior al umbral de eficiencia utilizado en España.

Asimismo, en cuanto a las complicaciones clínicas secundarias a la enfermedad que se eliminarón, destaca el 87% de cirrosis descompensada; el 74% de cáncer de hígado; el 84% de trasplantes hepáticos y el 82% de muertes por causa hepática, en comparación con la estrategia de tratamiento previa.

Otra investigación, también presentada en el Congreso de la AEHH, realizada por especialistas del Hospital Universitario 12 de octubre de Madrid y centrada de modo específico en el impacto del tratamiento antiviral de acción directa en la tasa de ingresos de pacientes con cirrosis por VHC, ha arrojado resultados en la misma dirección, pero basado no en proyecciones estadísticas sino en datos reales tras un estudio retrospectivo.

De un total de 496 pacientes cirróticos por diferentes causas, el porcentaje de ingresos de pacientes con hepatitis C presentó un significativo descenso estadístico desde la introducción de los antivirales de acción directa: en concreto, desde 125 ingresos (el 39,7% del total de ingresos) hasta solo 45 ingresos (el 24,8% del total de ingresos).

Por otro lado, una tercera investigación, presentada igualmente en el Congreso de la AEHH y desarrollada por especialistas de varios hospitales y centros catalanes, asocia la disponibilidad de los nuevos tratamientos a una menor lista de espera de trasplante hepático a causa de hepatitis C y a una mayor supervivencia de los pacientes.

Así, en los 1.483 pacientes admitidos en lista de espera para trasplante hepático entre 2008 y 2016, se observó un descenso estadísticamente significativo en las inclusiones de pacientes con hepatitis C tras la utilización de los nuevos tratamientos.

El porcentaje de los pacientes con VHC que ingresaban en lista de espera bajó del 53% en el período 2008-13 al 40% en el período 2014-16, descenso que fue especialmente acusado en los ingresos debidos a cirrosis descompensada. En cambio, se incrementaron las inclusiones por enfermedad hepática por hígado graso.

Igualmente, el estudio acredita un incremento significativo de la supervivencia a los tres años de los pacientes trasplantados, gracias a una mejoría significativa de la supervivencia de los pacientes tratados con los nuevos fármacos (ADDs).