Contador

La sensibilidad dental aumenta entre los jóvenes por el consumo excesivo de bebidas acidogénicas

Dientes, dentista, boca, bucodental
SANITAS
Publicado 16/05/2017 13:16:27CET

   MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

   La sensibilidad dental ha aumentado entre los jóvenes por el consumo excesivo de bebidas acidogénicas y por el uso de productos de blanqueamiento dental sin supervisión odontológica.

   Esta se origina cuando la dentina, que habitualmente está protegida por la encía, el cemento radicular y el esmalte del diente, queda expuesta a estímulos externos permitiendo que el calor, el frío o los ácidos de algunas bebidas y alimentos se reflejen en los nervios y células del diente, provocando un dolor intenso, localizado y de corta duración, ha explicado la odontóloga de la Dirección Asistencial de Sanitas Dental, Patricia Zubeldia.

   La sensibilidad dental suele estar relacionada con los hábitos diarios de higiene bucodental de los pacientes aunque detrás de la sensibilidad dental se pueden esconder otros problemas dentales más graves como son las caries que al atravesar el esmalte, llega hasta la dentina y ocasiona una gran sensibilidad ante los productos fríos, calientes o ácidos.

   También se relaciona con los empastes desgatados que se produce cuando un diente que ha tenido caries se empasta y este empaste se puede ver desgastado o por un cepillado agresivo o por la erosión causada por productos particularmente ácidos o por el acto de rechinar y apretar los dientes. En esos casos, la dentina vuelve a verse expuesta provocando la sensación de dientes sensibles.

   Las enfermedades de las encías también causan esta sensibilidad dental ya que el tejido de las encias se inflama y se debilita debido a la gingivitis o la periodontitis y es posible que se pueda sentir sensibilidad dental.

   Las encias retraídas es otra causa que viene dada porque la dentina queda expuesta a las agresiones externas y por tanto, especialmente sensible a ellas. Al igual que ocurre con el esmalte dental desgastado que deja a la dentina sin protección debido al cepillado agresivo con una pasta muy abrasiva. Por último, el bruxismo o la excesiva fuerza de masticación provoca este desgaste dental.

PREVENCIÓN

   La higiene bucal es la clave ya que, cepillado adecuado y sobre todo la limpieza con seda dental son dos elementos que ayudan a prevenir infecciones en las encías que pueden provocar sensibilidad dental.

   "Es preferible usar un cepillo suave para dientes sensibles, productos dentales con flúor y sobre todo evitar alimentos o compuestos de tipo ácido que puedan desgastar el esmalte de los dientes", ha explicado Patricia Zubeldia.

   También se recomienda acudir al dentista cada 6 meses y, especialmente, si se nota algún dolor localizado o sangrado de encías.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter