Picaduras de insectos, pesadilla de verano. ¿Se pueden prevenir?

Picadura de insecto
GETTY - Archivo
Actualizado 19/08/2018 10:39:41 CET

   MADRID, 19 Ago. (EDIZIONES) -

    Con el calor y nuestra mayor exposición al aire libre en verano aparecen las molestas picaduras de insectos que, en casos graves, pueden provocar una reacción alérgica grave, aunque éstas sólo tienen lugar en un 3% de la población y por picaduras de abejas o avispas, por lo que son poco frecuentes.

   Ángela Meijide, alergóloga del Hospital HM Vigo, y miembro de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), aconseja por ello a Infosalus evitar estar al aire libre con fruta, comida, o cerca de frutales, de cara a evitar al máximo esas posibles picaduras.

   Asimismo, la experta ve conveniente que, aquellas personas que tengan mayor predisposición a las picaduras de insectos, empleen los repelentes, sobre todo los niños a partir de los 6 meses de vida, en forma de espray o de pulsera, y con el objetivo de minimizar las picaduras al mínimo posible.

   Aquí señala que por todos es conocido que hay personas con mayor predisposición que otras a que les piquen los insectos, si bien la doctora Meijide sostiene que no hay evidencia científica que lo demuestre por el momento. Eso sí, recalca que en los pacientes atópicos normalmente las picaduras son más exageradas que en aquellos pacientes que no lo son.

   Desde la SEAIC aconsejan también no hacer movimientos bruscos si hay una avispa o abeja que se ha posado sobre la persona, sino movimientos lentos hasta que se vaya; cubrir el cuerpo con ropa de colores discretos y no caminar descalzo; no usar perfumes o lacas ya que los olores fuertes atraen a los insectos.

QUÉ HACER ANTE UNA PICADURA DE INSECTO

   La experta de HM Hospitales subraya que hay que dividir las picaduras de los insectos y separar las de los himenópteros (abejas y avispas). Según aconseja, es conveniente aplicar hielo en la zona de la picadura para intentar calmar la inflamación en primer lugar y si hay mucha molestia se puede administrar un antihistamínico oral. (En 5-9 casos de cada diez, según la SEAIC).

   Si la reacción alérgica local presenta una hinchazón con un diámetro mayor de 10 centímetros y se hincha hay que tomar antihistamínicos, así como una crema con corticoides para bajar la inflamación, y vigilar que no se infecte porque, aunque no es normal, sí es frecuente la complicación de que se infecten, porque es una alteración de la barrera cutánea, un punto de la piel que se rompe con la picadura. (15,7% de los casos según la SEAIC en España).

   En el caso de que se produzca una reacción alérgica grave, con enrojecimiento y picor en zonas distintas a la de la picadura, con sensación de ahogo, de mareo, con visión borrosa o sudoración, así como con malestar o síntomas intestinales, la alergóloga sugiere llamar al 112 o acudir a un centro médico ya que se puede necesitar un tratamiento urgente con adrenalina. Aquí recuerda que estos casos suelen tener lugar en apenas un 3% de la población.

   "Las picaduras habituales de los insectos no suelen provocar más que reacciones locales leves, aunque sean exageradas. No obstante, si se trata de la picadura de una abeja o de una avispa se puede complicar todo un poco más y agravarse las reacciones alérgicas. Con una reacción extensa local, o con una reacción alérgica grave es cuando hay que ir al especialista", explica la especialista gallega.

LA ALERGIA A LA PICADURA DE AVISPA O ABEJA

   Por otro lado, la doctora Meijide llama la atención sobre la alergia al veneno de abeja o de avispa, que no se descubre hasta que te pica el insecto en cuestión. "Hay que tener una primera exposición al veneno que dirá que si se es alérgico o no, aunque las reacciones suceden en la segunda picadura o tras varias picaduras. En estos casos se ve que la reacción es más extensa en la piel de lo normal, más de diez centímetros, aparecen más allá de la zona de la picadura abones, o bien una reacción grave como un mareo, falta de aire, malestar, o todo lo que indique gravedad y nos lleve a ir a urgencia", subraya.

   En estos casos, la miembro de HM Hospitales destaca que estas personas tienen que ir al alergólogo, que les indicará adrenalina para futuras picaduras, además de que les harán pruebas para comprobar si es o no alérgico, aparte de que se le puede vacunar con inmunoterapia (efectivo en un 90% de casos según la SEAIC).

   Con todo, insiste en que sólo un 3% de los españoles sufre reacciones alérgicas generalizadas frente a venenos de avispas y abejas. Además, recuerda que aquellos pacientes diagnosticados de alergia a veneno de abeja o avispa deben evitar la realización de actividades de riesgo al aire libre, trabajos en el campo, o de desbrozado de fincas por ejemplo.

   Desde la Academia Americana de Alergología (AAD, por sus siglas en inglés) van más allá y alertan de que si la intención es ir a zonas donde las picaduras de insectos pueden infectar con el virus del Zika, el dengue, la enfermedad de Lyme o la malaria lo más aconsejable es reducir al máximo la probabilidad de que nos pique un insecto.

   Por ello recomiendan: Usar repelente que contenga un 20-30% de DEET (ingrediente más frecuente en los repelentes) en la piel expuesta y en la ropa; primero aplicar el protector solar y una vez esté seco extender el repelente; no utilizar fotoprotector con repelente incluido; llevar ropa apropiada para prevenir las picaduras y protegerse al máximo posible la piel con mangas largas, pantalones, calcetines y zapatos cerrados, en lugar de sandalias; subir los calcetines por encima de los pantalones; utilizar redes para la cama.