El 30% de los españoles padece IVC

No tratar las varices puede aumentar el riesgo de sufrir trombosis, varicorragias y úlceras

Varices
FLICKR
Publicado 01/03/2018 15:58:30CET

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

No tratar las varices puede aumentar el riesgo de sufrir trombosis, varicorragias y úlceras, según ha informado el angiólogo y cirujano Vascular y miembro de la Unidad de Flebología del Hospital La Milagrosa, Ignacio López de Maturana.

Se estima que la insuficiencia venosa crónica (IVC), una enfermedad caracterizada por el mal retorno venoso desde las piernas hacia el corazón, afecta a un 30 por ciento de la población, según datos del Capítulo Español de Flebología, aunque las cifras varían por el alto índice de infradiagnóstico existente.

"Se pueden diferenciar entre 3 tipos de varices telangiectasias o arañas vasculares y varices reticulares y las varices tronculares. Las dos primeras se suelen tratar por motivos estéticos, ya que no influyen en el retorno venoso de las piernas. Por el contrario, son las varices tronculares las que deben ser tratadas ya que no van a desaparecer por sí mismas y pueden favorecer distintas complicaciones y trastornos en la piel de las piernas junto a la aparición de úlceras", ha comentado.

La IVC ocasiona la aparición de lesiones como la dermatitis ocre, la dermatoesclerosis o la atrofia blanca, entre otras. Todas estas lesiones favorecen la aparición de úlceras que normalmente se localizan en la cara interna de la parte más distal de la pierna.

"Estas lesiones son de difícil curación, requiriendo de numerosos cuidados y pudiendo tardar varios meses (incluso años) en cicatrizar. Por si eso fuera poco, una vez curadas pueden volver a aparecer con una gran facilidad", ha argumentado López de Maturana.

Además, prosigue, diferentes estudios (como el estudio Andreozzi) nos muestran que la calidad de vida de estos pacientes es similar o un incluso peor que la de pacientes que presentan enfermedades graves como la diabetes, el cáncer, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o la insuficiencia cardiaca.

Las principales causas de las varices son pasar muchas horas de pie y sin moverse, obesidad, trombosis venosas previas, antecedentes familiares de varices, embarazos, vida sedentaria y cambios hormonales propios de la mujer como, por ejemplo, pubertad, embarazo, menopausia, tomar píldora anticonceptiva u hormonoterapia.

Todo ellos provocan pesadez de piernas, picor, dolor, hinchazón, edemas y calambres nocturnos. "Dada la influencia que presentan las complicaciones de las varices sobre la calidad de vida de los pacientes, es aconsejable que si empiezan a distinguir venitas o venas que se inflaman y además vienen acompañadas de sintomatología, acudan a la consulta de un especialista para evitar que esos primeros síntomas de la Insuficiencia Venosa Crónica no vayan a más", ha zanjado el experto.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.