Escarpines o un buen calentamiento, claves para cuidar los pies durante la práctica de deportes de verano

Actualizado 06/08/2018 16:06:39 CET

MADRID, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV) ha advertido de que "es esencial extremar el cuidado" de los pies durante la práctica de deportes "más frecuentes en verano para preservarlos y proteger su buen estado y salud".

Además, han señalado que en esta época del año es "frecuente practicar deportes que requieren que los pies estén descalzos de forma que estos quedan más expuestos y vulnerables por lo que se incrementa el riesgo de poder padecer algún tipo de patología".

Algunos de los deportes más practicado son el surf, paddlesurf o kitesurf, por lo que han destacado que, en estos casos, debe prestarse especial atención a los empeines y aplicarles protección solar resistente al agua porque la afección más común son las quemaduras en esta zona. Así, la incidencia de los rayos solares es muy perpendicular a esta superficie del pie y, al no tener ningún tipo de elemento que los cubra, suelen ser la parte del cuerpo más afectada.

Incluso, debido a que los pies están sometidos a largo tiempo de tensión, ya que están continuamente intentando mantener el equilibrio sobre la tabla, se suelen producir casos adormecimiento en los pies y dedos debidos a la presión ejercida y mantenida durante el tiempo de la práctica deportiva.

Ante ello, los podólogos recomiendan realizar un calentamiento previo de la zona incentivando la de pies y tobillos. También es recomendable cambiar el peso de un pie a otro, siempre que sea posible, y ejercitar los dedos flexionando y estiran los mismos para evitar esos adormecimientos.

Sin embargo, otro deporte que se practica con frecuencia es el buceo. En este caso concreto, es necesario llevar elementos de protección bajo de las aletas como son los escarpines confeccionados en neopreno. Al cubrir por completo el pie evitan rozaduras con el gesto deportivo del aleteo y, a su vez, ayudan a mantener las aletas en su posición correcta.

Este beneficio tiene como contra, el almacenamiento de agua en su interior pudiendo provocar afecciones como maceración de la piel y recalentamiento de la zona, lo que puede generar afecciones como hongos, que encuentran en este ambiente un perfecto lugar para su cultivo. Para evitarlo, desde el ICOPCV se recomienda retirar los escarpines nada más terminar de bucear.