Cómo cuidar los pies en el Camino de Santiago: botas de montaña, hidratación y descanso cada hora

Peregrino del Camino de Santiago de Compostela
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 20/07/2018 11:36:24CET

MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

David Muñoz, especialista en Podología del Hospital HM San Francisco de León, ha recomendado que, a la hora de realizar el Camino de Santiago, "donde los pies son los protagonistas y también los grandes perjudicados", es aconsejable "extremar algunas precauciones", como utilizar botas de montaña, hidratar los pies con crema por la noche, descanar cinco o diez minutos cada hora de recorrido o evitar lavarlos con agua caliente.

"Las altas temperaturas, andar descalzos en lugares públicos, la sudoración excesiva, la utilización de calzado no apropiado y la falta de higiene pueden ser los causantes de que nuestros pies se vean aquejados por diversos problemas que reduzcan en menor o mayor medida nuestra calidad de vida durante los meses estivales", explica Muñoz.

El podólogo, tal y como aconseja el Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos, hace hincapié en la importancia de hidratar los pies con crema por la noche, evitar lavarlos con agua caliente antes de la ruta, ya que "favorece la aparición de ampollas", ajustar adecuadamente el calzado y el calcetín y proteger los roces con apósitos.

Por esta razón, apunta que "uno de los consejos más importantes" es tener una correcta higiene, secarlos bien, y prestar especial atención a los espacios que hay entre los dedos e hidratarlos con una crema indicada para ello. A este respecto, aconseja no compartir toallas ni calzado para evitar así las infecciones fúngicas. "Además, las personas a las que les sudan mucho los pies deberán utilizar antitranspirantes o productos secantes tras habérselos lavado y secado", añade.

Durante la larga marcha, Muñoz asegura que "lo mejor" es caminar relajado, usar bastones para tener más estabilidad y descansar entre cinco y diez minutos cada hora. Al finalizar cada jornada del Camino de Santiago, el experto apunta que se deben lavar y secar bien los pies y revisar si existen posibles alteraciones, realizar estiramientos de la musculatura de los pies y ponerlos en alto.

Antes de emprender la marcha, recuerda que resulta importante realizar un entrenamiento previo, no estrenar calzado, y cortarse las uñas correctamente, "sin dejar picos".

"Si a pesar de seguir todos los consejos para evitar las dolencias en los pies se siente alguna molestia importante, lo ideal es visitar a un especialista en podología, para que pueda detectar donde está el origen del dolor y pautar el tratamiento adecuado", incide el podólogo del Hospital HM San Francisco de León.