Publicado 03/11/2020 07:31CET

Vivir cerca de espacios verdes, vinculado a tasas más bajas de tabaquismo y mayores posibilidades de dejar de fumar

Pareja paseando por un parque.
Pareja paseando por un parque. - PIXABAY/MABELAMBER - Archivo

MADRID, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las personas tienen significativamente menos probabilidades de fumar y más probabilidades de dejar de fumar con éxito si viven en vecindarios verdes, según una nueva investigación de científicos británicos que publican en la revista 'Social Science & Medicine'.

El estudio es el primero en demostrar que el acceso a espacio verde en el vecindario está relacionado con tasas más bajas de tabaquismo actual y que esto se debe a tasas más altas de abandono del hábito de fumar en lugar de menor aceptación en estas áreas.

Los investigadores utilizaron datos recopilados a través de la Encuesta de salud para Inglaterra (HSE), realizada anualmente en nombre de la Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido, y examinaron las respuestas de más de 8.000 adultos a preguntas sobre su salud, dónde vivían y varios otros factores de estilo de vida.

De los encuestados de HSE, poco menos de una quinta parte (19%) se describieron a sí mismos como fumadores actuales, mientras que casi la mitad (45%) dijeron que habían fumado regularmente en algún momento de sus vidas.

Sin embargo, incluso después de tener en cuenta otros factores que se sabe que influyen en el tabaquismo, las personas que viven en áreas con una alta proporción de espacios verdes tenían un 20% menos de probabilidades de ser fumadores actuales que aquellas en áreas menos verdes.

Además, entre las personas que habían fumado en algún momento de sus vidas, las que vivían en barrios más ecológicos tenían hasta un 12% más de probabilidades de haber dejado de fumar con éxito.

Los autores sugieren que mejorar el acceso a los espacios verdes puede constituir una estrategia de salud pública pasada por alto para reducir la prevalencia del tabaquismo, especialmente dado que la captación y el abandono del hábito de fumar se ven afectados por el estrés.

La investigación fue dirigida por psicólogos de la Universidad de Plymouth y la Universidad de Exeter, en Reino Unido, y la Universidad de Viena (Austria). Estudios previos del mismo equipo han demostrado que poder ver espacios verdes desde su hogar se asocia con una reducción de los antojos de alcohol, cigarrillos y alimentos poco saludables. También han demostrado que las personas que visitan los espacios naturales semanalmente y se sienten conectados psicológicamente con ellos, reportan un mejor bienestar físico y mental.

Leanne Martin, de la Universidad de Plymouth, autora principal de las tres investigaciones, precisa que "este estudio es el primero en analizar la asociación entre los espacios verdes del vecindario y los comportamientos de fumar en Inglaterra. Sus hallazgos respaldan la necesidad de proteger e invertir en los recursos naturales, tanto en las comunidades urbanas como en las más rurales, con el fin de maximizar los beneficios de salud pública que pueden pagar".

"Si nuestros hallazgos se corroboran con más trabajo --prosigue--, se podrían prescribir intervenciones basadas en la naturaleza para ayudar a las personas que intentan dejar de fumar".

La investigación también examinó si el vínculo entre los espacios verdes y el tabaquismo se vio afectado por factores como el estatus socioeconómico y la privación del vecindario y no se encontraron tales impactos por lo que los autores del estudio dicen que esto sugiere que los vecindarios con grandes espacios verdes están asociados de forma independiente con una menor prevalencia del tabaquismo actual, independientemente de las características sociodemográficas de las personas que residen en ellos.

El coautor Mathew White, científico principal de la Universidad de Viena y profesor asociado honorario de la Universidad de Exeter, recuerda que, "a pesar de la disminución de la prevalencia en la población general durante la última década, el tabaquismo sigue siendo un problema de salud pública mundial y devastador. Los gobiernos de todo el mundo gastan miles de millones cada año tratando de abordarlo, tanto en un intento de mejorar la salud pública como de reducir la presión sobre los servicios de salud. Este estudio enfatiza la necesidad de preservar los espacios verdes existentes y expandir el desarrollo de nuevos", resalta.

Por su parte, La coautora Sabine Pahl, profesora de Psicología Urbana y Ambiental en la Universidad de Viena y Profesora Honoraria de Psicología Social Aplicada en la Universidad de Plymouth, agrega que, "aunque ahora hay pruebas considerables de que los espacios naturales están asociados con la reducción del estrés y un mejor bienestar, éste es el primer estudio que conozco que demuestra que un mayor número de espacios verdes también está relacionado con una reducción de los comportamientos insalubres".

Contador