Publicado 26/01/2021 10:40CET

El virus del COVID-19 reacciona a los anticuerpos del SARS de 2003, pero con eficacia limitada

Coronavirus, covid-19 , trombo, arterias
Coronavirus, covid-19 , trombo, arterias - SUMMERPHOTOS - Archivo

MADRID, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio de la Oregon Health & Science University (Estados Unidos) ha demostrado que los anticuerpos generados por el nuevo coronavirus, el SARS-CoV-2, reaccionan a otras cepas de coronavirus y viceversa.

Sin embargo, los anticuerpos generados por el brote de SARS de 2003 solo tuvieron una eficacia limitada para neutralizar el virus SARS-CoV-2. Los anticuerpos son proteínas de la sangre que fabrica el sistema inmunitario para protegerse de la infección, en este caso por un coronavirus.

"Nuestro hallazgo tiene algunas implicaciones importantes en lo que respecta a la inmunidad frente a diferentes cepas de infecciones por coronavirus, sobre todo porque estos virus siguen mutando", afirma el autor principal, explica Fikadu Tafesse, uno de los autores de la investigación, que se ha publicado en la revista científica 'Cell Reports'.

Dada la velocidad de las mutaciones, que se calcula que son de una a dos por mes, no es de extrañar que un anticuerpo generado a partir de un virus de hace 18 años proporcione una escasa defensa contra el nuevo coronavirus. No obstante, Tafesse afirma que los resultados sugieren que es necesario seguir trabajando para determinar la eficacia duradera de las vacunas contra el COVID-19.

Los investigadores utilizaron clones de anticuerpos individuales para probar la reactividad cruzada, y que el sistema inmunitario normal de un cuerpo generará muchos anticuerpos que tienen más probabilidades de neutralizar una serie más amplia de objetivos del virus mutante.

El estudio también sugiere que los esfuerzos por discernir con precisión una infección previa por COVID-19, mediante el análisis de anticuerpos en sangre, pueden verse confundidos por la presencia de anticuerpos que reaccionan a otras cepas de coronavirus, incluido el resfriado común.

Aunque esto complica el diagnóstico de las infecciones más antiguas, los investigadores afirman que el hallazgo en realidad amplía la capacidad de los científicos para estudiar la biología y los efectos causantes de la enfermedad del virus SARS-CoV-2, ya que saben que reacciona a los anticuerpos de múltiples cepas de coronavirus.