Publicado 20/07/2022 07:39

Vinculan una forma de enfermedad hepática a un mayor riesgo de demencia

Archivo - Virus hepatitis, hígado.
Archivo - Virus hepatitis, hígado. - RASI BHADRAMANI/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las personas que padecen la enfermedad del hígado graso no alcohólico pueden tener un mayor riesgo de demencia, según un nuevo estudio publicado en la edición online de 'Neurology', la revista médica de la Academia Americana de Neurología. Los investigadores también descubrieron que las personas con esta forma de enfermedad hepática que también padecen una enfermedad cardíaca o que han sufrido un accidente cerebrovascular pueden tener un riesgo aún mayor de demencia.

La enfermedad del hígado graso no alcohólico afecta hasta al 25% de las personas en todo el mundo y es la forma crónica más común de enfermedad hepática. Como no suele presentar síntomas, muchas personas no saben que la padecen y Cuando tienen síntomas, pueden incluir fatiga y dolor o molestias en la parte superior derecha del abdomen.

Mientras que el consumo excesivo de alcohol puede causar la enfermedad del hígado graso, la enfermedad del hígado graso no alcohólico puede deberse a la obesidad y a afecciones relacionadas, como la hipertensión arterial o la diabetes de tipo 2. En un pequeño porcentaje de personas, puede dar lugar a una inflamación o daño hepático.

"Entre los factores de riesgo comunes de la enfermedad del hígado graso no alcohólico y de la demencia se encuentran trastornos metabólicos como la hipertensión, la diabetes y la obesidad --afirma la autora del estudio, la doctora Ying Shang, del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia)--. Así que nuestro estudio pretendía determinar si había una relación entre esta forma de enfermedad hepática y el riesgo de demencia de una persona, independientemente de estos factores de riesgo".

Para el estudio, los investigadores analizaron 30 años de registros nacionales de pacientes suecos e identificaron a 2.898 personas de 65 años o más a las que se les había diagnosticado la enfermedad del hígado graso no alcohólico. A continuación, los investigadores identificaron a 28.357 personas que no padecían la enfermedad y que coincidían en edad, sexo y ciudad de residencia en el momento del diagnóstico.

Tras una media de más de cinco años de seguimiento, 145 personas con hígado graso no alcohólico, es decir, el 5%, fueron diagnosticadas de demencia, en comparación con 1.291 personas sin enfermedad hepática, es decir, el 4,6%.

Los investigadores ajustaron los factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión y la diabetes, y descubrieron que, en comparación con las personas sin enfermedad hepática, las personas con hígado graso no alcohólico tenían una tasa de demencia global un 38% mayor.

Al examinar específicamente la demencia vascular causada por un flujo sanguíneo inadecuado al cerebro, los investigadores descubrieron que las personas con enfermedad de hígado graso no alcohólico tenían una tasa un 44% mayor que las personas sin enfermedad hepática. Los investigadores no encontraron una tasa más alta de enfermedad de Alzheimer.

Las personas con enfermedad hepática que también tenían una enfermedad cardíaca tenían un 50% más de riesgo de demencia. Los que tenían enfermedad hepática y accidente cerebrovascular tenían un riesgo 2,5 veces mayor de demencia.

"Nuestro estudio muestra que la enfermedad del hígado graso no alcohólico está asociada al desarrollo de la demencia, que puede estar impulsada principalmente por el daño vascular en el cerebro --explica Shang--. Estos resultados ponen de relieve la posibilidad de que el tratamiento específico de esta forma de enfermedad hepática y de la enfermedad cardiovascular concomitante pueda reducir el riesgo de demencia".