Actualizado 11/04/2020 14:42:38 +00:00 CET

La vida y la salud en los campos de refugiados: peor de lo que piensas y el covid-19 la complica aun más

Campo de refugiados en Moria, Lesbos.
Campo de refugiados en Moria, Lesbos. - MSF - Archivo

Sigue en directo la crisis del coronavirus en España y en el mundo

MADRID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

Investigadores griegos y noruegos han llevado a cabo un estudio sobre las condiciones de salud en seis campos de refugiados en Grecia y encontraron "altos niveles de trauma", según explica el profesor Terje A. Eikemo, director del Centro de Investigación de Desigualdades de Salud Global (CHAIN), de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (NTNU)que colaboró con el Centro Nacional de Investigación Social en Atenas, entre otros, para estudiar la salud de los refugiados.

"Es importante mapear sistemáticamente la situación de salud y las necesidades de los refugiados en los campamentos. Sabemos muy poco y esto está frenando los procesos de asilo", advierte Eikemo. Pero lo que sí sabemos es inquietante, especialmente ahora, con el inicio de la pandemia de COVID-19, y los problemas aumentan con el tiempo.

Cuanto más tiempo pasan las personas en los campos de refugiados, más aumentan los problemas, especialmente para los grupos vulnerables.

Dos tercios de los refugiados están plagados de recuerdos de eventos aterradores y dolorosos. Alrededor de la mitad de los refugiados informan estar extremadamente perturbados por tales eventos. Los problemas de sueño y las dificultades de concentración son comunes, ya que están asustados y tienen reacciones fuertes cuando se recuerdan eventos pasados.

CHAIN está trabajando para controlar la salud global. Uno de sus objetivos es proporcionar conocimiento que pueda reducir las disparidades de salud social en y entre países.

REFUGIADOS EN GRECIA

Desde 2014, Grecia se ha convertido en el país de tránsito para muchos refugiados en relación con los disturbios en el Medio Oriente. Debido a su ubicación geográfica, el país ha recibido un número desproporcionado de migrantes.

Las cifras alcanzaron su punto máximo en 2015, cuando un total de 857.000 refugiados llegaron a Grecia. Fueron alojados en gran medida en campos de refugiados, donde aún viven decenas de miles. La vida en los campamentos está causando estragos en la salud de muchos refugiados. "La gente carece de cualquier sensación de seguridad", lamenta Eikemo.

Estar físicamente seguro en un campamento no significa que las personas encuentren la paz. Siete de cada diez migrantes tienen hijos, que son más susceptibles al trauma que los adultos. Los niños son especialmente propensos a empeorar la salud cuanto más tiempo permanecen en los campamentos.

"Desafortunadamente, estamos viendo una conexión entre cuánto tiempo han estado los niños en los campamentos y su situación de salud", dice Eikemo.

Este hallazgo se basa en la evaluación de los padres de sus hijos. Más de la mitad de los padres informan que sus hijos han sufrido una salud significativamente peor desde que comenzó su viaje. También es preocupante que la mayoría de los encuestados no se sientan seguros en los campamentos y que una gran proporción de los refugiados no tengan acceso a refugios que brinden privacidad o instalaciones limpias.

"Aunque la mayoría de los refugiados tienen acceso a alimentos, baños, duchas y colchones gratuitos, eso no es suficiente para evitar que la salud de los niños disminuya con el tiempo", señalaEikemo.

Los ancianos en los campos de refugiados también tienen más dificultades para satisfacer sus necesidades de salud que otros. Las mujeres que carecen de refugio que les ofrezca cierta privacidad son otro grupo particularmente vulnerable.

SIENTE LOS SÍNTOMAS MÁS TARDE

En particular, los refugiados destacan problemas de cuello y espalda, alergias, dolores de cabeza extremos y otras afecciones crónicas, a menudo en combinación. Mientras más tiempo pasan en los campamentos, más refugiados reportan este tipo de problemas de salud.

Una razón puede ser que las primeras encuestas de salud en los campamentos se concentraron en otras condiciones de salud, como enfermedades infecciosas. Aún así, solo cuatro de cada diez refugiados informan que han sido examinados por un médico.

"Una vez que las personas están físicamente seguras en los campos de refugiados después de huir, comienzan a sentir los síntomas", apunta Eikemo.

A su llegada a los campamentos, la proporción de personas con enfermedades es casi la misma que la media europea. Con el tiempo, el porcentaje de enfermedades crónicas aumenta drásticamente.

"Nuestros hallazgos indican que quedarse en los campamentos está destruyendo la salud de niños y adultos. Es simplemente el lugar equivocado para las personas que han pasado por experiencias tan traumáticas. La buena salud es un derecho humano. Es incomprensible para la salud pública y la perspectiva de los derechos humanos de que las familias, y especialmente los niños, todavía están en estos campamentos", lamenta Eikemo.

Considera que los investigadores no han tenido la oportunidad de hacer un seguimiento con los participantes nuevamente para ver cómo les fue después.

La encuesta se realizó en dos ocasiones en 2016. El trabajo fue desafiante porque requirió la aprobación tanto de las autoridades como de las organizaciones de ayuda, lo que se dio con poca antelación. Los barcos y los intérpretes tenían que estar listos, y a los investigadores solo se les permitió pasar una cantidad limitada de tiempo en los campamentos.

Los investigadores entrevistaron a una persona de cada tres tiendas u hogares para obtener el muestreo más representativo posible.

Los investigadores querían averiguar por qué las personas habían huido y si habían experimentado experiencias traumáticas o discriminatorias antes, durante o después de la huida, así como identificar las necesidades, las condiciones de recepción en los campamentos y las situaciones de salud de los refugiados.

Los investigadores utilizaron su propio índice de trauma, desarrollado por investigadores de la Universidad de Harvard que también participaron en el proyecto. Se encuestó a un total de 367 personas, lo que representaba aproximadamente el cuatro por ciento de los refugiados en los seis campamentos.

El proyecto de investigación involucró a aproximadamente 60 investigadores de varios países. Fue dirigido por Terje Andreas Eikemo de CHAIN / NTNU y Theoni Stathopoulou, del Centro Nacional de Investigación Social en Atenas, quien también está afiliado al Programa de Harvard en Trauma de Refugiados en los Estados Unidos.