Publicado 08/07/2022 16:46

Una vía profunda en el cerebro que lo hace resistente después de una lesión

Archivo - Cerebro.
Archivo - Cerebro. - ISTOCK. - Archivo

MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de los Institutos Gladstone han descubierto que las células en forma de estrella llamadas astrocitos en el tálamo juegan un papel clave en hacer que los ratones con lesiones cerebrales sean susceptibles a las convulsiones.

El equipo también analizó el tejido cerebral humano post-mortem y mostró que las mismas células identificadas en ratones podrían estar alteradas en el tálamo de las personas afectadas por una lesión cerebral y un accidente cerebrovascular. Los hallazgos, publicados en 'Science Translational Medicine', sugieren que dirigirse a una proteína en estas células podría prevenir el daño a largo plazo que sigue a una lesión cerebral.

"Después de las lesiones cerebrales, el tálamo ha sido relativamente poco estudiado en comparación con otras regiones del cerebro. Espero que esto sea solo el comienzo de muchas nuevas líneas de investigación sobre la importancia de esta región para determinar cómo podemos ayudar al cerebro a resistir las consecuencias de las lesiones", han dicho los expertos.

En el momento de un accidente cerebrovascular o lesión cerebral traumática, muchas células en el sitio de la lesión mueren casi de inmediato. Las células y moléculas inflamatorias comienzan a acumularse, limpiando las células muertas y los desechos moleculares. En el tálamo, un área profunda en el centro del cerebro que puede estar lejos del sitio de la lesión, las células llamadas astrocitos se activan, lo que lleva a una cascada de cambios inflamatorios.

Estudios previos del equipo han demostrado, en modelos de roedores, que la activación de astrocitos en el tálamo es una consecuencia común de una lesión cerebral. Sin embargo, los astrocitos también desempeñan funciones clave que apoyan a las neuronas, incluido el control de sus conexiones y el suministro de nutrientes.

En este estudio, los científicos querían determinar si la activación de los astrocitos en el tálamo ayuda al cerebro a recuperarse, provoca daños adicionales o tiene efectos tanto positivos como negativos. "Los astrocitos son tan importantes para el cerebro que no puedes simplemente deshacerte de ellos para tratar enfermedades", han enfatizado los investigadores.

Cuando los investigadores analizaron las propiedades moleculares de los astrocitos activados, en colaboración con el equipo de Anna Molofsky, MD, PhD, en UCSF, descubrieron que estas células perdieron una proteína llamada GAT3, que es responsable de regular los niveles de un específico molécula de neurotransmisor inhibitorio.

A continuación, el equipo probó si los resultados eran ciertos en ratones con lesiones cerebrales. El aumento de los niveles de GAT3 en los astrocitos talámicos de estos ratones también redujo el riesgo de convulsiones y la tasa de mortalidad.

"Estos astrocitos activados son bastante diferentes en muchos aspectos a los astrocitos que no están activados, por lo que fue sorprendente que pudiéramos identificar un solo cambio molecular al que podríamos apuntar para prevenir las consecuencias de una lesión cerebral", han recalcado los expertos.