Publicado 08/06/2022 17:11

¿Por qué en verano pican más los oídos?

Picor de oídos.
Picor de oídos. - LABORATORIOS SALVAT

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

En verano, los constantes cambios de temperatura y la humedad pueden afectar a los oídos, provocando eczema ótico, una inflamación de la piel del oído externo que produce un picor que, si bien no es grave, puede alterar de forma importante la calidad de vida si no se trata, según advierten desde Laboratorios Salvat.

No secar bien los oídos al salir del agua, compartir toallas o una limpieza excesiva del conducto auditivo pueden ser causantes de este problema, que puede afectar a personas de todas las edades, siendo recurrente e incluso crónico.

Además, por su carácter estacional, el verano y la primavera son las temporadas donde el eczema ótico puede aparecer con más intensidad, por lo que es clave ser incluso más cuidadosos con los oídos en esta época.

Así, este constante picor de oídos puede alterar la calidad de vida de quienes lo sufren de forma muy importante, por lo que es "esencial" acudir a un profesional ante los primeros síntomas, aseguran desde Salvat.

Por ello, Laboratorios Salvat, ofrece una serie de consejos para mejorar el conocimiento de esta dolencia y prevenir su aparición. En primer lugar, aconsejan secarse los oídos después de darse un baño en la piscina o la playa, ya que, para prevenir el eczema ótico, es esencial mantenerlos limpios, secos y ventilados. Si es posible, abogan por el uso de tapones.

También recomiendan no compartir elementos de aseo con otras personas, especialmente toallas; así como evitar practicar una higiene excesiva, ya que podría irritar la piel. También es importante no usar bastoncillos o cualquier otro utensilio similar.

Al salir del agua, es preciso limpiar el conducto del oído con un pañuelo de papel, la punta de una toalla, o papel absorbente suave, siempre hasta donde llegue el dedo y evitando introducir objetos en el interior del oído.

También hay que evitar el contacto con sustancias irritantes que puedan desencadenar o favorecer la inflamación ótica, como productos que puedan ser agresivos o que no respeten el pH natural de la piel.

En caso de que la inflamación ya se haya producido, no se debe rascar la zona afectada, ya que podría favorecer la sobreinfección. Tampoco es recomendable usar ningún producto en el conducto antes de consultar a un profesional sanitario.

Contador