Actualizado 12/05/2011 15:41 CET

La ventilación nasal nocturna durante más de 6 horas reduce la mortalidad en pacientes con apnea del sueño

MADRID, 12 May. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) advierte a los afectados por el síndrome de apnea hipopnea del sueño de que deben utilizar los dispositivos de presión positiva continua en vía aérea (CPAP, en sus siglas en inglés) durante al menos seis horas mientras duermen, para poder mejorar sus síntomas y conseguir una reducción de la mortalidad.

Así lo asegura el neumólogo José Cordero en el marco del XV Curso sobre Trastornos del Sueño que se celebra en Burgos, sobre todo teniendo en cuenta que, pese a la eficacia demostrada de este dispositivo para revertir la obstrucción de las vías respiratorias, hasta un 40 por ciento de estos pacientes tiene dificultades para cumplir el tratamiento durante más de cuatro horas.

Dicho dispositivo, que estos afectados utilizan mientras duermen, proporciona aire continuo a través de una mascarilla e impide que las vías se cierren.

De este modo, duermen más y mejor, y evita la somnolencia diurna con los riesgos de accidente, laboral, domestico, de trafico que comporta, al tiempo que también mejoran otras patologías asociadas como la hipertensión, la insuficiencia cardiaca, el ictus y la cardiopatía isquémica.

Sin embargo, Cordero lamenta que la falta de adherencia al tratamiento que afecta a casi todas las enfermedades crónicas se agrava en la apnea del sueño ya que, como reconoce, "el tratamiento es especialmente aparatoso".

Las principales dificultades son el ruido, el insomnio, la sequedad en la boca, las molestias nasales como la rinitis e incluso la claustrofobia y la ansiedad.

Por ello, los neumólogos y otros profesionales de la salud respiratoria de SEPAR han acordado analizar e investigar como mejor la adherencia al tratamiento porque sus consecuencias son un aumento de la morbilidad y mortalidad así como de los costes sanitarios derivados.

En concreto, añade, existen diversos estudios que muestran que cuanto el paciente cumple las 6 horas o más de tratamiento aumenta la supervivencia. Además, en el caso de padecer patología asociadas como insuficiencia cardiaca o ictus, el correcto cumplimiento de tratamiento reduce las tasas de hospitalización y de mortalidad.

Los especialistas, además, alertan sobre el empleo de sistemas diagnósticos no validados y por personal no cualificado. "No podemos derrochar un recurso terapéutico de tal utilidad y permitir diagnósticos y tratamientos 'low cost'", concluye.