Ventajas de caminar por la playa o la montaña

Aprender a caminar no es cosa de niños, andar, playa, arena, mar, pies
JOAN VICENT CANTÓ ROIG
Actualizado 21/08/2016 8:29:59 CET

   MADRID, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Caminar es una buena forma de hacer ejercicio que proporciona bienestar y salud a las personas, de hecho cuando se camina se queman calorías, se mejora la salud cardiovascular, se tonifica la musculatura, se reduce el estrés y se aumentan los niveles de energía incrementando el oxígeno a los tejidos.

   Además, el entorno proporciona otros beneficios que hay aprovechar para mantener una buena forma y prevenir enfermedades, por ello, la miembro de Saluspot, fisioterapeuta y osteópata en la Clínica Arvila Magna, Lorena Sánchez Gómez, explica que ventajas tiene caminar por la playa o por la montaña.

BENEFICIOS DE CAMINAR EN LA PLAYA

   1.- Mejora el equilibrio. Andar descalzos estimula los mecanorreceptores de la planta del pie, mejorando la propiocepción global del cuerpo y ayuda a relajarse por el contacto de la piel con el suelo.

2.- Se tonifica más rápido. La arena seca o mojada es un terreno inestable donde los músculos hacen más fuerza y trabajan más, por lo tanto se tonificarán más rápidamente.

3.- Exfoliación natural. Sus composición y textura ayudan a exfoliar naturalmente la planta del pie.

4.- Aumento de vitamina D. Al caminar bajo el sol, se aumentan los niveles de esta vitamina, que reduce el riesgo de padecer osteoporosis y ayuda al sistema inmunitario.

5.- Previene el envejecimiento. El contacto con el mar al andar previene el envejecimiento por los niveles de yodo y sodio del agua. Su temperatura tiene un efecto antiinflamatorio, analgésico y mejora el retorno venoso y de la circulación linfática.

   "Se puede andar por el agua a nivel de la cintura para fortalecer más la musculatura de las piernas y hay que hidratarse, protegerse del sol y evitar las horas de mayor exposición", ha recomendado el especialista.

BENEFICIOS DE CAMINAR EN LA MONTAÑA

1.- Quema calorías. El desnivel del relieve hace que se pierdan calorías más rápidamente y ayuda a tonificar la musculatura de las piernas.

2.- Aumenta la capacidad de solucionar problemas. Gracias a que se incrementa la oxigenación del cerebro al respirar un aire limpio y menos contaminado se estimula, además, la creatividad.

3.- Previene el cáncer. Varios estudios han demostrado que las plantas y los árboles segregan moléculas llamadas fitoncidas que mejoran el sistema inmunológico y aumentan la producción de sustancias endógenas anticancerígenas.

   4.- Aumenta la felicidad. Estar en un bosque o en el campo reduce la tensión arterial y baja los niveles de cortisol, según ha revelado un estudio.

"Si se quiere practicar senderismo, hay que informarse sobre el nivel y el estado de la ruta que se va a realizar y equiparse bien con un calzado que tenga la suela gruesa, sea impermeable y sujete el tobillo, y ropa cómoda que nos permita el movimiento y sea adecuada a la ruta y la época del año", ha aconsejado Gómez.