El vapeo duplica en efectividad a los productos para dejar de fumar, según un estudio

Publicado 03/09/2019 16:54:04CET
Cigarrillo electrónico
Cigarrillo electrónicoPIXABAY/SARAHJOHNSON1 - Archivo

MADRID, 3 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los cigarrillos electrónicos son más efectivos para dejar de fumar que otros productos de reemplazo de nicotina, llegando incluso a doblar su efectividad, según muestra un estudio realizado por un grupo de investigadores del Reino Unido, y publicado en 'New
England Journal of Medicine' (NEJM).

El estudio, que se hizo sobre una muestra de 886 fumadores que acudieron a los servicios públicos de ayuda para dejar el hábito de fumar (UK National Health Service), demuestra que un 18 por ciento de los usuarios ha dejado de fumar gracias al uso de vapeadores frente al 9,9 por ciento que lo hicieron utilizando otros productos de reemplazo de la nicotina.

Todos los participantes recibieron el mismo apoyo conductual multisesión del servicio para dejar de fumar del Reino Unido. Este apoyo incluyó sesiones individuales semanales con médicos locales, quienes también monitorearon los niveles de monóxido de carbono vencidos durante al menos 4 semanas después de la fecha de abandono.

El uso de vapeadores no deja de aumentar entre los británicos, tal y como refleja un informe del Servicio Nacional de Salud (NHS), que incluye datos del Public Health England y de la Oficina de Estadísticas Nacionales. Este informe recoge que en 2014 vapeaba sólo el 3,7 por ciento de la población, en 2017 el 5,5 por ciento y los últimos datos conocidos de 2018 se elevan hasta el 6,3 por ciento de la población.

Esta circunstancia está afectando directamente a la comercialización de otros productos de reemplazo de la nicotina, como
chicles o parches, que evolucionan de manera inversa. Mientras que en el periodo 2008-2009 se prescribieron 2,26 millones de productos para dejar de fumar, en 2018-2019 tan solo se recetaron 740.000.

De hecho, los servicios de ayuda para dejar de fumar del Servicio Nacional de Salud británico ofrecen ayuda a través del uso de farmacoterapias (parches, chicles, medicamentos específicos...) y vapeadores, solos o en combinación con apoyo de conducta.

Actualmente los cigarrillos electrónicos se usan comúnmente en los intentos de dejar de fumar, pero la evidencia era hasta este estudio limitada con respecto a su efectividad en comparación con la de los productos de nicotina aprobados como tratamientos para dejar de fumar.

Teniendo en cuenta las conclusiones de este estudio, donde además se ha analizado la eficacia de todos los productos puestos a disposición de los solicitantes, las recomendaciones de los investigadores apunta a que "el vapeo se ha mostrado como la medida más eficaz en las terapias para dejar de fumar".

El grupo de investigación ha estado formado por miembros de la Universidad Queen Mary de Londres, el King's College London y London South Bank University, la Universidad de York y el Ayuntamiento de Leicester, Leicester (LR), todos en el Reino Unido; y el Centro Integral de Cáncer Roswell Park, Buffalo, en Estados Unidos. Asimismo, se ha tratado de un ensayo controlado, aleatorizado y controlado de dos grupos, pragmático y multicéntrico.

Contador