El Hospital Casa de Salud realiza una nueva técnica que permite tratar el síndrome de la espalda fallida

Actualizado 12/01/2012 22:43:40 CET

VALENCIA, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Casa de Salud ha aplicado este jueves una nueva técnica llamada epiduroscopia que permite tratar el síndrome de la espalda fallida.

Según ha informado el centro, el prestigioso doctor Robert Van Seventer ha realizado diversas intervenciones en las instalaciones del hospital valenciano con esta novedosa técnica a pacientes reunidos por el Jefe del Servicio de Anestesia y de la Unidad del Dolor Crónico del Hospital Casa de Salud, el doctor Valentín Arana.

El médico holandés ha destacado que con esa nueva técnica de microcirugía "se amplía el campo de la visión directa en el campo del intervencionismo".

"Con las epiduroscopias tenemos imágenes en tiempo real y hasta podemos preguntarle al paciente al instante por lo que va sintiendo", ha subrayado Van Seventer.

Por su parte, el doctor Arana ha indicado que "lo fundamental es el aprendizaje y la práctica en sí para realizar y aplicar esta nueva técnica".

Al respecto, ha destacado que puede convertirse en la solución para "pacientes operados hasta cuatro veces y a los que les sigue doliendo todo por la fibrosis y casi están desahuciados" puesto que esta nueva técnica "solventa el 90 por ciento de los dolores".

Según las mismas fuentes, las estadísticas coinciden en que el 90 por ciento de la población sufrirá un dolor de espalda que será de corta duración, pero a un 10 por ciento se le cronifica y vive con dolor y sufrimiento.

Van Seventer ha indicado que "el coste del dolor crónico en Estados Unidos alcanza los 70 billones de dólares", por lo que "vale la pena" apostar por esta técnica que, además, está "abierta a múltiples especialidades", tales como neurocirugía o traumatología. "Cualquier especialista es capaz de aplicarla", ha aseverado.

Van Seventer, jefe del Departamento de Anestesiología y Director del Centro de Investigación del Dolor del Hospital Amphia (Holanda), ha atendido a una tanda de pacientes que sufren el llamado síndrome de espalda fallida, que se caracteriza por un dolor fuerte y crónico después de la operación y generalmente es resistente a tratamientos de fisioterapia y farmacológicos.

El síndrome de cirugía fallida de espalda lo sufren hasta casi un 30 por ciento de los pacientes que se someten a una cirugía de columna vertebral en la zona lumbar, debido a un prolapso de disco, hernia, protusión o ruptura en los discos intervertebrales.

La epiduroscopia, una técnica que consigue visualizar el canal espinal por dentro de la columna vertebral utilizando un fibroscopio especial, permite identificar las estructuras lesionadas y obtener una imagen en vivo, de modo que se puede actuar localmente sobre dichas zonas enfermas y aplicar medicación en el lugar exacto.

Esta técnica se utiliza como una herramienta de diagnóstico y tratamiento y se aplica en determinados casos de dolor lumbar crónico, enfermedades de los discos intervertebrales y otras patologías de la columna que no tienen tratamiento quirúrgico o éste es muy agresivo. Según las mismas fuentes, se realiza bajo sedación anestésica, por lo que el paciente sólo permanece hospitalizado unas horas y se puede marchar a su casa el mismo día de intervención.