La vacuna contra el ébola sigue siendo efectiva aunque esté muy diluida, según estudio en monos

Actualizado 22/10/2019 11:37:20 CET
La variante Makona del virus del ébola cubre la superficie de una célula infectada.
La variante Makona del virus del ébola cubre la superficie de una célula infectada. - NIAID

MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

Una sola dosis de una vacuna altamente diluida contra el virus del ébola, de aproximadamente una millonésima parte de lo que contiene la vacuna que se está usando para ayudar a controlar el brote en la República Democrática del Congo (RDC), sigue siendo totalmente protectora contra la enfermedad en macacos infectados experimentalmente, según un estudio del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos.

Casi 250.000 personas han recibido esta vacuna experimental desde agosto de 2018 como parte de un programa de vacunación para ayudar a detener el brote. La vacuna parece ser segura y altamente efectiva. De hecho, su fabricante ha recibido opinión positiva de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) para ser aprobada en la Unión Europa.

La vacuna se basa en un virus vivo atenuado de estomatitis vesicular y suministra una proteína EBOV para obtener respuestas inmunitarias protectoras. Debido a la continua necesidad de vacunar a las personas en RDC y en los países vecinos, la posible escasez de la vacuna es motivo de preocupación y una posible solución sería un mayor ajuste de la dosis.

En un estudio publicado en la revista 'EBioMedicine', estos científicos probaron varias dosis fuertes, incluyendo una con 10 millones de unidades formadoras de placa (UFP). Determinaron que una vacuna con 10 UFP era tan efectiva como la dosis más alta probada (una dosis que era aún más baja que la que se usa actualmente en RDC). Vacunaron a los macacos 28 días antes de infectarlos con una dosis letal y luego monitorearon a los animales durante 42 días. Incluso los macacos a los que se les dio la dosis más baja parecían estar completamente protegidos de la enfermedad debido a la proteína EBOV.

Los científicos aseguran que los hallazgos de su estudio podrían ayudar a poner más vacunas a disposición de más personas y podrían reducir las reacciones adversas a la vacuna debido a la menor cantidad de ingrediente activo. Tales reacciones pueden incluir irritación del sitio de la inyección, dolor de cabeza, fatiga, fiebre, escalofríos, mialgia y artralgia. "Demostrar que la vacuna parece eficaz con una dosis ajustada también podría aliviar la carga de la producción de la vacuna", apuntan.

Asimismo, los autores dicen que aunque los resultados de los estudios preclínicos y clínicos pueden diferir, estos prometedores hallazgos en macacos con protección completa tras una dosis más baja de la vacuna ayudan a apoyar la posibilidad de ensayos clínicos similares en personas.

Contador

Para leer más