Publicado 02/03/2022 17:18

El uso inadecuado de auriculares provoca la aparición de déficits auditivos a edades tempranas, advierte experto

El doctor Joaquín Alacio Casero, Jefe de Servicio de ORL del complejo hospitalario Ruber Juan Bravo.
El doctor Joaquín Alacio Casero, Jefe de Servicio de ORL del complejo hospitalario Ruber Juan Bravo. - HOSPITAL RUBER JUAN BRAVO

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El uso inadecuado de auriculares está condicionando que la pérdida auditiva aparezca a edades cada vez más tempranas, adelantando la aparición de déficit de audición asociado a la edad en unos 20 años, según ha advertido el jefe de Servicio de ORL del complejo hospitalario Ruber Juan Bravo (Madrid), Joaquín Alacio Casero.

"En cuanto al uso de auriculares, estamos llegando a un punto en que los dispositivos móviles envían una notificación cuando detectan que el volumen de los auriculares está siendo superior al recomendado durante su uso", ha detallado.

El uso prolongado de los auriculares se ha convertido en una de las principales exposiciones al ruido, junto con la contaminación acústica de las ciudades. Según datos de la OMS, se calcula que una tercera parte de la población mundial y tres cada cuatro habitantes de ciudades industrializadas tienen algún grado de pérdida auditiva como consecuencia de la exposición a sonidos de alta intensidad.

El experto ha añadido que la pérdida de audición por la exposición al ruido es acumulativa, es decir, cuantas más veces se exponga uno al ruido, mayor será el daño. Afectando primero a los sonidos agudos y, después al resto, agravándose.

La pérdida auditiva puede estar causada por exposición reiterada a un sonido penetrante, o un único ruido fuerte. El tipo y grado de daño de la audición depende de la intensidad, frecuencia y tiempo de exposición al ruido, y de la susceptibilidad del individuo expuesto a él.

El trauma acústico es una causa común de hipoacusia sensorial. Entre los primeros síntomas encontramos el cambio temporal del umbral auditivo, lo que se manifiesta produciendo la sensación de tener taponados los oídos temporalmente, algo que puede durar horas e incluso días. Cuando la exposición al ruido se prolonga, el desplazamiento de umbrales se hace permanente y se establece una sordera irreversible.

Por último, Joaquín Alacio Casero ha subrayado que la contaminación acústica no solo provoca problemas auditivos, ya que
también está relacionada con problemas cardiovasculares y deficiencias cognitivas en los niños.