Publicado 29/07/2022 19:05

¿El uso continuado de los tapones es perjudicial para nuestra salud? ¿Cuáles son los mejores?

Archivo - Oído
Archivo - Oído - OI2 - Archivo

MADRID, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

El uso continuado de tapones en los oídos para protegerse del ruido y poder dormir puede derivar en molestias y lesiones en los oídos, según advierten desde el Hospital La Salud. Por eso, antes de comenzar a utilizarlos, es conveniente una revisión para descartar posibles dermatitis, eccemas e incluso un acúmulo de cera que empeorara con su uso, y diera lugar a un tapón de cerumen.

Los tapones son una barrera cómoda e inmediata para reducir la contaminación acústica, provocada por un vecindario ruidoso, una vivienda mal aislada, una carretera próxima o el ronquido de una pareja. Sin embargo, su uso continuado podría ser perjudicial para la salud.

"Como cualquier decisión que afecta a tu salud, debes comentarla con tu médico para valorar ventajas e inconvenientes y elegir qué tipo de barrera auditiva es mejor para cada caso", señalan desde el centro.

Por ello, aconsejan mantener una higiene controlada en los oídos, ya que evitará que se acumule cerumen en el caudal auditivo y sea empujado cada noche al interior del oído, produciendo tapones de cera que pueden derivar en lesiones muy molestas.

En caso de padecer algún tipo de dermatitis, también en la piel del interior del oído, el uso de tapones puede contribuir al desarrollo de hongos y bacterias por el acúmulo de humedad en la piel.

En caso de que el médico haya aconsejado su uso, se puede elegir entre los distintos tipos de tapones que hay en el mercado, siendo los mejores los de silicona blanda porque "se adaptan a nuestro oído y aíslan muy bien del ruido", señalan desde el hospital. Además, deben ser huecos para no presionar en exceso y permitir la transpiración.

Por otro lado, están los de espuma blanda y cera. Aíslan del ruido, pero no son tan eficaces ni saludables como los de silicona. Además, los de silicona también tienen la ventaja de que pueden ser lavados con jabón y agua templada, con lo que estarán como nuevos para un nuevo uso cada noche.

Al introducirlos, es preciso comprimirlos entre los dedos limpios y presionando hacia dentro, ligeramente y por escasos segundos, hasta encontrar su posición. En verano, al intentar presionar y compactar el tapón dentro del conducto auditivo se puede producir un eccema que fácilmente se puede infectar y lar lugar a una dolorosa otitis provocada por los baños largos o repetidos.

Contador